Honda CB 1100: Intemporalidad

  Es deportiva sin ser una Sportbike. Puede viajar sin ser una moto de Turismo. Inspirada en la mítica Honda CB750 Four, llega para satisfacer los gustos de los que busquen una nostálgica y elegante mirada al pasado, sin renunciar a la tecnología y equipamiento más actuales. Honda, como compañía, mira hacia el futuro; pero siempre con una mirada y un gran respeto puestos en el pasado. Con esta idea, la Honda CB1100 combina originalidad con un sentido intemporal del diseño y un carácter muy marcado. Representa una mezcla sutilmente equilibrada de prestaciones, capacidades y adaptabilidad. Pero también tiene algo más, casi intangible, una pequeña parte del alma de una auténtica pionera: la Honda CB750 Four. La CB750 Four ha proyectado la sombra de su influencia sobre el motociclismo desde su debut en 1969. Soichiro Honda, el eterno ingeniero, quiso demostrar que había otras fórmulas sobre dos ruedas además de las motocicletas bicilíndricas de media cilindrada, y así lo hizo con la impresionante planta motriz de 749 cc, cuatro tiempos, cuatro cilindros, SOHC, refrigeración por aire y una potencia de 67 CV. Un chasis eficaz con otra primicia: un freno delantero de disco que proporcionaba la manejabilidad y potencia de

 

Es deportiva sin ser una Sportbike. Puede viajar sin ser una moto de Turismo Es deportiva sin ser una Sportbike. Puede viajar sin ser una moto de Turismo.

Inspirada en la mítica Honda CB750 Four, llega para satisfacer los gustos de los que busquen una nostálgica y elegante mirada al pasado, sin renunciar a la tecnología y equipamiento más actuales.

Honda, como compañía, mira hacia el futuro; pero siempre con una mirada y un gran respeto puestos en el pasado. Con esta idea, la Honda CB1100 combina originalidad con un sentido intemporal del diseño y un carácter muy marcado. Representa una mezcla sutilmente equilibrada de prestaciones, capacidades y adaptabilidad.

Pero también tiene algo más, casi intangible, una pequeña parte del alma de una auténtica pionera: la Honda CB750 Four.

La CB750 Four ha proyectado la sombra de su influencia sobre el motociclismo desde su debut en 1969. Soichiro Honda, el eterno ingeniero, quiso demostrar que había otras fórmulas sobre dos ruedas además de las motocicletas bicilíndricas de media cilindrada, y así lo hizo con la impresionante planta motriz de 749 cc, cuatro tiempos, cuatro cilindros, SOHC, refrigeración por aire y una potencia de 67 CV.

Un chasis eficaz con otra primicia: un freno delantero de disco que proporcionaba la manejabilidad y potencia de frenada requeridas para aquel motor. La CB750 Four tuvo un éxito inmediato. Había nacido la Superbike de producción en serie, el proyecto guía para el futuro.

NOTA RELACIONADA:  Harley-Davidson presentó la Street Glide Special en Argentina

El motociclismo ha cambiado enormemente durante las últimas 5 décadas desde que la auténtica primera CB – la Benly CB92 – fue presentada. Los mismos motociclistas también han cambiado: mientras muchos aun aspiran a lo último en prestaciones, hoy en día, otros tantos quizás tienen otras razones para poseer una motocicleta.

Las motocicletas son algo muy personal, son mucho más que un simple transporte. Y ninguna mejor que la CB1100.

La pieza central de la CB1100 es su precioso motor DOHC. Refrigerado por aire (mediante aletas de 2 mm) y por aceite (mediante un enfriador de aceite de 335mm y 9 capas, montado en la parte frontal), sus aletas tienen el mejor acabado que pueda encontrarse en cualquier moto de la gama Honda.

Es deportiva sin ser una Sportbike. Puede viajar sin ser una moto de turismo. Las capacidades de la CB1100, gracias a su gran motor y su chasis bien equilibrado, son amplias y polifacéticas; es una moto para conducir y disfrutar en una gran variedad de situaciones (…)

Ver nota presentación completa en Exclusivo Motos 106, enero 2013.

Fuente/s:

Fuente/s: