Victory Octane: la custom deportiva

Una versión que deja a un lado el perfil aburguesado y futurista de la empresa estadounidense. La Victory Octane se despoja de casi todo lo redundante para desnudar un modelo musculoso y muy agresivo. La Octane de Victory cuenta con el primer motor de refrigeración líquida de la marca y 1.179,3 cc para dar una potencia de 103 CV a 8.000 rpm, con un par motor máximo de 99 Nm a 6.000 rpm. Desarrollada a partir del ya célebre Project 156, que fue probado el Pikes Peak International Hill Climb (una de las carreras más dura del mundo) la Octane llega con un asiento monoplaza a sólo 658 mm del suelo, que le asegura la posición belicosa, perfecta para recorrer el cuarto de milla en 12 segundos y acelerar de 0-96 km/h en menos de cuatro segundos. Pesa sólo 243 kilos en vacío y el chasis de esta poderosa custom fue fabricado en aluminio, con acabado en negro. Los cromados brillan por su ausencia en la Octane. Posee una longitud (1.577 milímetros entre ejes) y un ángulo de lanzamiento de la dirección pronunciado (32º), aunque no demasiado en comparación con sus congéneres. En Victory sostienen que es la “una moto

Una versión que deja a un lado el perfil aburguesado y futurista de la empresa estadounidense. La Victory Octane se despoja de casi todo lo redundante para desnudar un modelo musculoso y muy agresivo. La Octane de Victory cuenta con el primer motor de refrigeración líquida de la marca y 1.179,3 cc para dar una potencia de 103 CV a 8.000 rpm, con un par motor máximo de 99 Nm a 6.000 rpm. Desarrollada a partir del ya célebre Project 156, que fue probado el Pikes Peak International Hill Climb (una de las carreras más dura del mundo) la Octane llega con un asiento monoplaza a sólo 658 mm del suelo, que le asegura la posición belicosa, perfecta para recorrer el cuarto de milla en 12 segundos y acelerar de 0-96 km/h en menos de cuatro segundos. Pesa sólo 243 kilos en vacío y el chasis de esta poderosa custom fue fabricado en aluminio, con acabado en negro. Los cromados brillan por su ausencia en la Octane. Posee una longitud (1.577 milímetros entre ejes) y un ángulo de lanzamiento de la dirección pronunciado (32º), aunque no demasiado en comparación con sus congéneres. En Victory sostienen que es la “una moto ágil como no se conocía en su segmento hasta ahora”. Dejando a un costado las tradicionales líneas curvas para dar paso a ángulos rectos, su carrocería se reduce a simples guardabarros, una pequeña cúpula que cubre el faro y el tanque. Dispone de un llamativo protector de radiador que le otorga un aspecto tenebroso. Las llantas de 12 rayos (negras) calzan neumáticos 130/70-18″ (adelante) y 160/70-17″ (atrás) para dar al conjunto una silueta baja y alargada, como agazapada para el despegue.

NOTA RELACIONADA:  Videonoticia: Así prepara Suzuki su regreso al Mundial

https://youtu.be/gaadGEyQq0A

Fuente: Victory España

Fuente/s:

Fuente/s: