Un Márquez de temporada perfecta triunfa en Mugello

Marc Márquez (Honda) logró un nuevo récord al conseguir su sexta victoria consecutiva en el Campeonato de MotoGP 2014, tras imponerse en una electrizante batalla a Jorge Lorenzo (Yamaha) en la fecha disputada en Mugello (Italia). Luego de intercambiar posiciones, Lorenzo cruzó la meta a sólo 0.121 segundos del campeón del mundo. Valentino Rossi (Yamaha) fue tercero y sumó un nuevo podio en el circuito de Mugello, donde cumplió su presentación número 300. [[{«type»:»media»,»view_mode»:»media_large»,»fid»:»1453″,»attributes»:{«class»:»media-image size-medium wp-image-3316″,»typeof»:»foaf:Image»,»style»:»»,»width»:»300″,»height»:»199″,»alt»:»Lorenzo cruz\u00f3 la meta a s\u00f3lo 0.121 segundos del campe\u00f3n del mundo.»}}]] Lorenzo cruzó la meta a sólo0.121 segundos del campeón del mundo. Márquez vence una y otra vez, pero no aburre. Suma victorias, pero no las calca. El campeón del mundo sabe ganar desde la pole y escapado, o tras una prolongada persecución, como este domingo, en una carrera que además ofreció un duelo antológico con Jorge Lorenzo (Yamaha), la mejor batalla vista en la presente temporada. El piloto balear, que había ganado en Mugello en los últimos tres años, exhibió su mejor nivel y sólo claudico el primer puesto por algo más de una décima de segundo tras liderar la prueba hasta siete vueltas antes del final. En los primeros minutos, el duelo

Marc Márquez (Honda) logró un nuevo récord al conseguir su sexta victoria consecutiva en el Campeonato de MotoGP 2014, tras imponerse en una electrizante batalla a Jorge Lorenzo (Yamaha) en la fecha disputada en Mugello (Italia). Luego de intercambiar posiciones, Lorenzo cruzó la meta a sólo 0.121 segundos del campeón del mundo. Valentino Rossi (Yamaha) fue tercero y sumó un nuevo podio en el circuito de Mugello, donde cumplió su presentación número 300.

Márquez vence una y otra vez, pero no aburre. Suma victorias, pero no las calca. El campeón del mundo sabe ganar desde la pole y escapado, o tras una prolongada persecución, como este domingo, en una carrera que además ofreció un duelo antológico con Jorge Lorenzo (Yamaha), la mejor batalla vista en la presente temporada.

El piloto balear, que había ganado en Mugello en los últimos tres años, exhibió su mejor nivel y sólo claudico el primer puesto por algo más de una décima de segundo tras liderar la prueba hasta siete vueltas antes del final.

En los primeros minutos, el duelo entre Márquez y Andrea Iannone (Ducati Pramac Racing) fue espectacular. El líder de MotoGP quería deshacerse rápidamente del italiano para no perder de vista al de Yamaha, pero Iannone ofrecía una férrea resistencia en los primeros giros y al de Cervera le costó superarlo.

En esa fase se producia la caída de Bradley Smith (Monster Yamaha Tech3) y poco después también la de Cal Crutchlow (Ducati Team), que había salido desde la segunda línea. El británico se llevó por delante a Stefan Bradl (LCR Honda), que ya había empezado la competencia con el handicap de su fuerte caída durante el warm up, un `highside´ del que escapó sin lesiones, pero con un fuerte golpe en el antebrazo. El alemán, que había obtenido dos cuartos puestos en Mugello en sus dos últimas visitas, vio cómo se arruinaba definitivamente su nueva aparición en el trazado de la Toscana.

Mientras en el grupo se producían otros incidentes – los abandonos de Michel Fabrizio (Octo Ioda Racing ART) y de Héctor Barberá (Avintia Racing)- en la cabeza del pelotón Lorenzo no perdía fuerza. En uno de sus territorios preferidos buscó el primer triunfo del año con total determinación. El de Yamaha pisó fuera de la traza en la larga recta, donde rodaban a casi 200 kms/h y las sacudidas de su M1 le dieron un monumental susto que Márquez aprovechó para adelantarle. Pero a diferencia de otras carreras, la maniobra no resultó decisiva en la lucha sino el principio de una gran batalla entre los dos campeones del mundo.

NOTA RELACIONADA:  NEXX XR.2 Diablo: el casco “de cuero”

En los siguientes giros los dos rivales porfiaron por situarse en la punta y alternaron sus posiciones ofreciendo una exhibición de pilotaje al límite. En la última vuelta, el leridano recuperó la primera posición y consiguió cerrar todas las puertas hasta cruzar la meta a 0.121 segundos de su adversario.

En su Gran Premio número 300, Valentino Rossi (Yamaha) demostró que sus ganas y competitividad siguen intactas. No pudo con el ritmo superior de Márquez y Lorenzo, máxime tras verse obligado a salir desde la décima posición de la grilla, igualando su peor clasificación de 2014. En esa primera carrera acabó en segunda posición, y hoy fue tercero, aunque no muy lejos de los dos españoles.

El ídolo de Mugello es de “una pasta que no se pasa”, como él mismo se encargaba de recordar este fin de semana en el casco especial que siempre estrena en este circuito. Su éxito ha sido doble, ya que ese cajón le ha supuso también escalar hasta el segundo puesto de la general, desplazando a Dani Pedrosa, que le recortó distancias en el último tercio de la prueba pero tuvo que conformarse con el cuarto puesto.

Ahora Rossi tiene un punto más que el barcelonés del Repsol Honda. Lorenzo también subió una posición y ahora es cuarto en el campeonato, con dos puntos más que Andrea Dovizioso (Ducati Team), que hoy culminó sexto.

Rabat y Fenati festejaron por tercera vez

Esteve Rabat (Marc VDS Racing, Kalex) alcanzó su tercera victoria del Campeonato 2014 de Moto2 tras una fenomenal lucha en el Gran Premio de Italia con Luis Salom (Pons HP 40, Kalex). Jonas Folger (AGR Team, Kalex) completó el podio de Mugello.

También consiguió su tercer triunfo el local Romano Fenati (SKY Racing Team VR46, KTM), que  se impuso en Moto3 en medio de una lucha grupal prolongada hasta el último giro. Isaac Viñales (Calvo Team, KTM) fue segundo por delante de Alex Rins (Estrella Galicia, Honda).

Fuentes y fotos: motogp.com – RepsolMedia

Fuente/s:

Fuente/s: