Tres récords y cinco muertes en la Isla de Man

  Michael Dunlop pulverizó su propio registro velocidad en menos de una semana y alcanzó a su tío Joe como máximo ganador del TT Senior. Ian Hutchinson, con tres carreras sobre cinco, igualó la línea de 14 triunfos de Mike Hailwood. Pero fue el Tourist Trophy más trágico desde 1907, cuando comenzó la mítica Road Race en el circuito de la montaña de la Isla de Man, Irlanda del Norte. Cinco muertos elevaron la fatídica cuenta a 252.    El TT Isla de Man, en Irlanda del Norte, fue y será la carrera más peligrosa del mundo. Luego del mortal accidente del español Santi Herrero en 1970, la FIM la sacó del mundial fiscalizado en 1971, luego de integrar durante un cuarto de siglo en su calendario oficial. En el “Mountain Course” (circuito de la montaña), de 60 km de extensión y con muchas zonas urbanizadas, desde 1907, se viaja a más 200 km/h, con picos de 330 km/h. Durante la reciente edición, celebrada entre el 28 de mayo y el 10 de junio, se dio un fuerte contraste: tres récords deportivos, con el de velocidad incluido, y la trágica desaparición física de cinco pilotos, hecho que no tenía precedentes

 

Michael Dunlop pulverizó su propio registro velocidad en menos de una semana y alcanzó a su tío Joe como máximo ganador del TT Senior. Ian Hutchinson, con tres carreras sobre cinco, igualó la línea de 14 triunfos de Mike Hailwood. Pero fue el Tourist Trophy más trágico desde 1907, cuando comenzó la mítica Road Race en el circuito de la montaña de la Isla de Man, Irlanda del Norte. Cinco muertos elevaron la fatídica cuenta a 252. 

 

El TT Isla de Man, en Irlanda del Norte, fue y será la carrera más peligrosa del mundo. Luego del mortal accidente del español Santi Herrero en 1970, la FIM la sacó del mundial fiscalizado en 1971, luego de integrar durante un cuarto de siglo en su calendario oficial.

En el “Mountain Course” (circuito de la montaña), de 60 km de extensión y con muchas zonas urbanizadas, desde 1907, se viaja a más 200 km/h, con picos de 330 km/h.

Durante la reciente edición, celebrada entre el 28 de mayo y el 10 de junio, se dio un fuerte contraste: tres récords deportivos, con el de velocidad incluido, y la trágica desaparición física de cinco pilotos, hecho que no tenía precedentes pero que estiró la ya cuantiosa estadística de decesos a 252.

Michael supera a Michael

Michael Dunlop hizo historia por partida doble en Superbike y el Senior TT. En la prueba inaugural (Superbike) bajó los 17 minutos la vuelta completa y se despachó con un registro 214 km/h (133.393 mph) para vencer a Ian Hutchinson (BMW) y a John McGuinness (Honda), hasta entonces el recordman de la Isla.

En la Senior TT, la carrera central y la que cierra la programación, Michael Dunlop llegó a su victoria número 13, empardando las que tenía su legendario tío Joe Dunlop en esta categoría (el más laureado con 26 victorias totales) y despedazó el crono de seis días antes con sus 133.952 mph (215,57 km/h). Así, al comando de una BMW S 1000 RR, quedó en poder del mejor registro absoluto del TT.

El norirlandés de Ballymoney, de 27 años, se impuso otra vez a Ian Hutchinson, el gran protagonista de este Tourist Trophy con tres victorias (Superstock y las dos carreras de Supersport) y John McGuinness (45º podio y segundo más ganador con 23 victorias).

NOTA RELACIONADA:  Cambios en el formato del MotoGP en Silverstone

Lo de Hutchinson también fue encomiable. Sumó 14 triunfos en el TT, igualando los obtenidas por el 9 veces campeón del mundo Mike «The Bike» Hailwood.

El neozelandés Bruce Anstey (Mugen) se alzó con el Zero TT (motos eléctricas) y puso fin a la racha de dos años del inglés John McGuinness (Mugen), que ni siquiera pudo subir al podio.

A un promedio de 190,57 km/h (118,416 mph), Anstey (que no tuvo gran protagonismo con la Honda RC213V-S en las pruebas tradicionales, terminó 25 segundos por delante de la Victory Empulse RR conducida por William Dunlop en el G reservado para motos verdes. Tercero, sobre siete participantes, resultó Daley Mathison a manillar de una máquina desarrollada por la Universidad de Nottingham (Inglaterra).

En Sidecars, John Holden -Andrew Winkle (LCR / Silicone Engineering/Barnes Racing) vencieron en la prueba inicial mientras que los hermanos Ben y/ Tom Birchall (LCR / IEG racing) se adjudicaron la Sure Sidecar TT 2.

Cinco que hacen 250

Lamentablemente, cada año y casi en todas las Road Races, hay que dar cuenta de alguna tragedia entre los temerarios pilotos que afrontan el consabido riesgo de anotarse en una cita de características indudablemente peligrosas.

Pero, a pocas semanas del trágico fallecimiento del joven Malachi Mitchell-Thomas en la North West 200, el Tourist Trophy Isla de Man se llevó de este mundo a cinco vidas más.

Este número es el más alto en los 109 años de existencia de la “Mountain Course” irlandesa y produjo un brusco ascenso de las estadísticas fatales: 252.

Dean Martin, un experimentado de 58 años, fue la primera víctima durante los entrenamientos previos al TT Classic.

Paul Shoesmith y Dwight Beare dejaron de existir en sendos accidentes de la categoría SuperSport y en el transcurso de primera presentación de los sidecars.

Ian Bell y Andrew Soar fallecían en incidentes separados el último día de competencias. Bell de 58 años era piloto de sidecar y sufría una caída en la segunda largada de su especialidad.  Soar moría en el transcurso del Senior TT.

[espro-slider id=9506]

Fuente: Iomtt –Prensa Pilotos

Fuente/s:

Fuente/s: