Suzuki está cerca de producir la primera moto a hidrógeno

La marca japonesa está desarrollando un modelo impulsado por hidrógeno basado en el scooter Burgman 125. Estará en período de prueba a lo largo de 2016 y todo parece indicar que se convertiría en la primera moto de hidrógeno fabricada en serie. Siguiendo el ejemplo de los automóviles, las marcas de motos se están animando a desarrollar nuevas tecnologías en búsqueda de la movilidad sostenible, un ejemplo de ello es Suzuki, que está desarrollando un scooter de hidrógeno basado en el Burgman 125. En conjunto con la compañía británica Intelligent Energy Holdings -fabrica prototipos de motos eléctricas -, Suzuki está trabajando en la primera moto de este tipo que llegará al mercado. El Burgman de célula de combustible o Fuel Cell, es una vieja inspiración de Suzuki que se dio a conocer en el Salón de Tokio en 2009.  Es un vehículo eléctrico que no utiliza como fuente de electricidad las baterías, sino una auténtica central eléctrica que es la célula de combustible. Esta célula de combustible (fuel cell) se basa en el fenómeno inverso de la electrólisis: combinar el gas hidrógeno con el oxígeno atmosférico para dar como resultado electricidad y vapor de agua. NOTA RELACIONADA:  ADN alemán, filosofía

La marca japonesa está desarrollando un modelo impulsado por hidrógeno basado en el scooter Burgman 125. Estará en período de prueba a lo largo de 2016 y todo parece indicar que se convertiría en la primera moto de hidrógeno fabricada en serie.

Siguiendo el ejemplo de los automóviles, las marcas de motos se están animando a desarrollar nuevas tecnologías en búsqueda de la movilidad sostenible, un ejemplo de ello es Suzuki, que está desarrollando un scooter de hidrógeno basado en el Burgman 125.

En conjunto con la compañía británica Intelligent Energy Holdings -fabrica prototipos de motos eléctricas -, Suzuki está trabajando en la primera moto de este tipo que llegará al mercado.

El Burgman de célula de combustible o Fuel Cell, es una vieja inspiración de Suzuki que se dio a conocer en el Salón de Tokio en 2009.  Es un vehículo eléctrico que no utiliza como fuente de electricidad las baterías, sino una auténtica central eléctrica que es la célula de combustible.

Esta célula de combustible (fuel cell) se basa en el fenómeno inverso de la electrólisis: combinar el gas hidrógeno con el oxígeno atmosférico para dar como resultado electricidad y vapor de agua.

NOTA RELACIONADA:  El uruguayo Gerardo se impuso en la apertura del Argentino de Velocidad

Más ecológico imposible, y con la ventaja de que no se pierde el tiempo al recargas, sino más o menos lo mismo que en llenar el tanque de un scooter convencional, pero sólo que en una hidrogenera.

El prototipo mostrado en el Salón de Colonia 2015 (Intermot), estrenaba la carrocería del último Burgman comercializado procedente de Tailandia, y pulía detalles respecto a anteriores versiones.

Según los planes de la firma japonesa, el Burgman de hidrógeno será experimentado a lo largo de 2016, pero todo depende del Gobierno japonés, que debería aprobar antes una normativa para este tipo de motorizaciones en materia de seguridad y medioambiente.

La mayor preocupación al respecto son los tanques de combustible de hidrógeno, por lo que las autoridades niponas tienen que establecer un marco regulatorio que certifique su seguridad. Obviamente que es peligroso llevar un depósito de hidrógeno dentro de la moto, pero en el Burgman se encuentra completamente blindado e incluso a prueba de balas.

El Suzuki 125 Burgman “verde” no es el primer prototipo de moto de hidrógeno, pero sí sería el primero en fabricarse en serie.

https://youtu.be/YbUU6t6a9tY

Fuente/s:

Fuente/s: