Setentosa

Husqvarna Baja 650 en el Salón de Milán 2012 Concebida como una Scrambler al estilo retro, logra combinar de manera fascinante la tradición de la marca con un acertado diseño, capaz de despertar grandes emociones. Dotada de la tecnología más moderna, refleja el espíritu que inmortalizó al sello sueco en los años sesenta y setenta. Husqvarna develó en Milán, a fines de 2012, un prototipo a punto de ser comercializado en breve. Se trata de la Concept BAJA, heredera directa de la Concept MOAB que presentó hace justo un año, pero mucho más realista. Esta vez llega tan definida, y con acabados y equipamiento tan cercanos a los de una moto de serie, que hace pensar en una no demasiado remota llegada al mercado. Gracias a la buena impresión que dejó la Concept MOAB, llevó a la marca propiedad del Grupo BMW (fuerte rumores dan cuenta de que la habría vendido a KTM) a fabricar una moto mucho más off-road.   Espíritu antiguo, tecnología moderna La Husqvarna Concept BAJA cuenta con soluciones tecnológicas modernas, pero a la vez es una reminiscencia de aquella época inolvidable de la competición norteamericana. Su tanque es de color rojo con superficies laterales cromadas y, además, posee

Ducati 1199 Husqvarna Baja 650 en el Salón de Milán 2012

Concebida como una Scrambler al estilo retro, logra combinar de manera fascinante la tradición de la marca con un acertado diseño, capaz de despertar grandes emociones. Dotada de la tecnología más moderna, refleja el espíritu que inmortalizó al sello sueco en los años sesenta y setenta.

Husqvarna develó en Milán, a fines de 2012, un prototipo a punto de ser comercializado en breve. Se trata de la Concept BAJA, heredera directa de la Concept MOAB que presentó hace justo un año, pero mucho más realista. Esta vez llega tan definida, y con acabados y equipamiento tan cercanos a los de una moto de serie, que hace pensar en una no demasiado remota llegada al mercado.

Gracias a la buena impresión que dejó la Concept MOAB, llevó a la marca propiedad del Grupo BMW (fuerte rumores dan cuenta de que la habría vendido a KTM) a fabricar una moto mucho más off-road.

 

Espíritu antiguo, tecnología moderna

La Husqvarna Concept BAJA cuenta con soluciones tecnológicas modernas, pero a la vez es una reminiscencia de aquella época inolvidable de la competición norteamericana.

Su tanque es de color rojo con superficies laterales cromadas y, además, posee unos espacios previstos para que se pueda colocar el número de una moto de carrera en las partes laterales.

Una dinámica línea perfilada de fluido se extiende desde el tanque hasta el guardabarros posterior a lo largo del asiento. Otro ejemplo de esa conjunción entre elementos clásicos y modernos.

La forma cóncava de los dos guardabarros corresponde al diseño de la última generación de modelos de la marca de origen sueco. Por otra parte, el robusto soporte de aluminio que protege el motor armoniza con la imagen general de esta Scrambler al estilo retro.

NOTA RELACIONADA:  Tucano Urbano estará presente en el Dakar 2019

La moto tiene un motor de un cilindro, 4T, 650 cc y refrigerado por agua. La transmisión está a cargo de una caja de cambios de cinco marchas, que aplica la potencia en la rueda posterior mediante una cadena.

El chasis de bastidor de tubos de acero permite una conducción ágil. El guiado de la rueda delantera está a cargo de una horquilla telescópica invertida de gran resistencia a la torsión, mientras que la rueda trasera se sostiene mediante un basculante doble sumamente rígido, combinado con un montante telescópico apoyado en un soporte articulado.

Por otra parte, el gran recorrido de la amortiguación, ofrece un excelente nivel de maniobrabilidad para la conducción off-road en terrenos no demasiados accidentados. Estas cualidades de la original propuesta de Husqvarna se refuerza técnicamente con llantas de 19 y 17 pulgadas (ambas con rayos cruzados) y frenos hidráulicos de discos (ambas ruedas) de la marca Brembo.

 

 

El sustento de la idea

 

Husqvarna Motorcycles se hizo famosa por sus grandes éxitos en campeonatos internacionales de carreras off-road (logró 82 títulos mundiales). Sus pilotos ayudaron mucho a promocionar a la marca, pero hubo uno que lo hizo especialmente: el actor estadounidense, Steve MacQueen.

La fotografía en la portada de «Sports Illustrated» del 23 de agosto de 1971 es inolvidable. En ella, aparece McQueen con el pecho al descubierto ejecutando un salto con su Husqvarna Cross 400.

McQueen no solamente fue un motociclista apasionado y entusiasta de competición, sino que participó exitosamente en carreras. Entre otras, participó en la Six Days de 1964.

Fuente/s: Exclusivomotos

Fuente/s: Exclusivomotos