Máxima renovación en la BMW R 1250 GS 2019

La BMW R 1250 GS 2019 parece no tener muchas diferencias con la versión 2018, al menos desde el exterior, pero su nueva nomenclatura “1250” deja entrever que el modelo sufrió algunas modificaciones en su interior, el motor. El propulsor bóxer, que ahora cubica 1.254 cc (84 cc más que en la 2018) , mantiene la refrigeración líquida y los conductos de admisión verticales, pero estrena el novedoso BMW Shift Cam Technology, un sistema de distribución variable que, junto a otras actualizaciones de menor relevancia, hacen que la más “grande” de la familia GS erogue 136 CV a 7.750 rpm, mejorando así en 11 CV la potencia de su antecesora. Como acostumbra la casa de Múnich, sus modelos tope de gama presentan equipamiento tecnológico de última generación, como los mapas de motor “Rain” y “Road”, control de tracción ASC y asistente de arranque en pendiente. Además, de forma opcional ofrece los modos de conducción Pro, que agregan las configuraciones más radicales como “Enduro”, “Enduro Pro” y “Dynamic Pro”, además del “ABS Pro” que ayuda a frenar cuando la moto está inclinada. NOTA RELACIONADA:  Zanella ZB 125 R 2018: una CUB deportivaUna de las particularidades que BMW introdujo en la R

La BMW R 1250 GS 2019 parece no tener muchas diferencias con la versión 2018, al menos desde el exterior, pero su nueva nomenclatura “1250” deja entrever que el modelo sufrió algunas modificaciones en su interior, el motor.

El propulsor bóxer, que ahora cubica 1.254 cc (84 cc más que en la 2018) , mantiene la refrigeración líquida y los conductos de admisión verticales, pero estrena el novedoso BMW Shift Cam Technology, un sistema de distribución variable que, junto a otras actualizaciones de menor relevancia, hacen que la más “grande” de la familia GS erogue 136 CV a 7.750 rpm, mejorando así en 11 CV la potencia de su antecesora.

Como acostumbra la casa de Múnich, sus modelos tope de gama presentan equipamiento tecnológico de última generación, como los mapas de motor “Rain” y “Road”, control de tracción ASC y asistente de arranque en pendiente. Además, de forma opcional ofrece los modos de conducción Pro, que agregan las configuraciones más radicales como “Enduro”, “Enduro Pro” y “Dynamic Pro”, además del “ABS Pro” que ayuda a frenar cuando la moto está inclinada.

NOTA RELACIONADA:  Toyota prueba en Tokio el i-Road, entre vehículo compacto y moto

Una de las particularidades que BMW introdujo en la R 1250 GS son los sensores de detonación, un sistema inédito que permite utilizar gasolinas de bajo octanaje. Esta solución, según explica la firma, es “muy útil al momento de viajar a lugares remotos”.

En cuanto a su presentación, estará disponible en dos versiones: “Exclusive” y “HP”, siendo ésta última la más llamativa, con los colores deportivos de la marca (azul, rojo y blanco) y llantas doradas con rayos.

Fuente/s:

Fuente/s: