Mahindra compró la histórica BSA

En un ambicioso proyecto de expansión, que incluye la estrategia de competir con la floreciente Royal Enfield, el gigante indio adquirió el 100% de la legendaria marca británica BSA Motorcycles. Mediante un comunicado, la empresa india Mahindra, radicada en Bombay, confirmó que absorbió a la británica BSA (Birmingham Small Arms Company) en su totalidad. Cabe recordar que Mahindra ya había comprado en su momento el 51% de las acciones de Peugeot, y al sello Jawa, y ahora, como parte de un proyecto de expansión y que tiene visos de arremeter contra la cada día más activa Royal Enfield, va a recuperar una firma de motocicletas que llevaba inactiva desde los años ’70. NOTA RELACIONADA:  Yamaha y un nuevo cambio semiautomático en la MT-07En la práctica, fue la subsidiaria denominada CLPL (Classic Legends Pvt Ltd), la que se hizo con el control del 100% de las acciones de la británica BSA Motorcycles, una casa que se fundó en 1861 en Birmingham para fabricar armas pero que luego lanzó al mercado verdaderas joyas de las dos ruedas y llegó a ser el mayor fabricante mundial a principios de los ’50. Según trascendió, la operación le demandó a la empresa asiática una cifra

En un ambicioso proyecto de expansión, que incluye la estrategia de competir con la floreciente Royal Enfield, el gigante indio adquirió el 100% de la legendaria marca británica BSA Motorcycles.

Mediante un comunicado, la empresa india Mahindra, radicada en Bombay, confirmó que absorbió a la británica BSA (Birmingham Small Arms Company) en su totalidad.

Cabe recordar que Mahindra ya había comprado en su momento el 51% de las acciones de Peugeot, y al sello Jawa, y ahora, como parte de un proyecto de expansión y que tiene visos de arremeter contra la cada día más activa Royal Enfield, va a recuperar una firma de motocicletas que llevaba inactiva desde los años ’70.

NOTA RELACIONADA:  La Kawasaki Ninja H2 de hidrógeno, vista por primera vez

En la práctica, fue la subsidiaria denominada CLPL (Classic Legends Pvt Ltd), la que se hizo con el control del 100% de las acciones de la británica BSA Motorcycles, una casa que se fundó en 1861 en Birmingham para fabricar armas pero que luego lanzó al mercado verdaderas joyas de las dos ruedas y llegó a ser el mayor fabricante mundial a principios de los ’50.

Según trascendió, la operación le demandó a la empresa asiática una cifra cercana a los 4 millones de euros.

Fuente/s:

Fuente/s: