Krugger BMW K1600 NURB, todo al límite

La Krugger BMW K1600 NURB es una obra donde el diseño y la ingeniera llegan al límite. Su creador es el constructor belga Fred Krugger y esta maravilla fue materializada para BMW Motorrad Francia. Fred Krugger, un constructor de motos artesanal en 2013 fuera Campeón de Europa de Constructores de Moto y en 2010 Campeón del Mundo con su Veon Harley, fue seleccionado por BMW Motorrad Francia para llevar a la BMW K1600 a un nivel muy superior. El resultado es el que se puede apreciar en las imágenes y que se ha expuesto durante el Salón INTERMOT de Colonia como una muestra de diseño e ingeniera. Partiendo de la base únicamente del motor de la BMW K1600 e incorporando la electrónica del modelo, Krugger creó la BMW K1600 NURB con una particularidad: el diseño salió de ningún programa de ingeniería ni CAD, sino que fue pergeñado a la “antigua”, de manera artesanal, mediante matrices de cartón, que posteriormente se plasmaron en aluminio y acero. De la original BMW K1600 sólo conservó el motor, aunque Krugger buscaba que la parte frontal destacara y para ello reinstaló los radiadores en los laterales, dejando a la vista los seis colectores. NOTA RELACIONADA: 

La Krugger BMW K1600 NURB es una obra donde el diseño y la ingeniera llegan al límite. Su creador es el constructor belga Fred Krugger y esta maravilla fue materializada para BMW Motorrad Francia.

Fred Krugger, un constructor de motos artesanal en 2013 fuera Campeón de Europa de Constructores de Moto y en 2010 Campeón del Mundo con su Veon Harley, fue seleccionado por BMW Motorrad Francia para llevar a la BMW K1600 a un nivel muy superior.

El resultado es el que se puede apreciar en las imágenes y que se ha expuesto durante el Salón INTERMOT de Colonia como una muestra de diseño e ingeniera.

Partiendo de la base únicamente del motor de la BMW K1600 e incorporando la electrónica del modelo, Krugger creó la BMW K1600 NURB con una particularidad: el diseño salió de ningún programa de ingeniería ni CAD, sino que fue pergeñado a la “antigua”, de manera artesanal, mediante matrices de cartón, que posteriormente se plasmaron en aluminio y acero.

De la original BMW K1600 sólo conservó el motor, aunque Krugger buscaba que la parte frontal destacara y para ello reinstaló los radiadores en los laterales, dejando a la vista los seis colectores.

NOTA RELACIONADA:  Indumentaria clásica para la colección H-D 2019

Para soportar el peso del propulsor, construyó bastidor más largo y un nuevo basculante.

Uno de los aspectos que más llaman la atención de este diseño son sus llantas, tanto la delantera de 21 pulgadas como la trasera de 20. Diseñadas por Krugger fueron mecanizadas en los Estados Unidos.

Para frenar la Krugger BMW K1600 NURB el constructor de motos belga sustituyó el equipamiento original por un sistema del fabricante Beringer de la más alta gama y donde adaptó el sistema de ABS que incorporaba de serie.

Debido al diseño, en vez de disponer de un tanque de combustible, incorpora dos, uno conectado al otro, alimentando al segundo que se encuentra bajo el asiento.

Viendo la BMW R7 (modelo en el que se inspiró), la posición de conducción de la Krugger BMW K1600 NURB se podría asemejar un tanto, aunque llevándola a una posición más retrasada y con los brazos estirados, así como mucho más radical.

http://youtu.be/j8m3xFB-Y9g

Fuente y fotos: Bikeexif.com – BMW Motorrad France

Fuente/s:

Fuente/s: