Krämer Super Hooligan: la naked que domina la pista

El fabricante alemán Krämer, especialista en motos de circuito presentó su última creación: la Krämer Super Hooligan

Krämer Super Hooligan: la naked que domina la pista

Krämer Super Hooligan: la naked que domina la pista

Krämer Super Hooligan: la naked que domina la pista

Krämer Super Hooligan: la naked que domina la pista

Krämer Motorcycles es un fabricante alemán especialista en motos de circuito que hace tiempo viene deslumbrando con sus modelos, y que ahora presentó su última creación: la Krämer Super Hooligan. Se trata de primera naked que la empresa lanza al mercado, cuando su especialidad son las motos deportivas. Sobre la base de un motor KTM es que erige este ejemplar especial, que además toma muchos conceptos de la GP2-890R, otro modelo de la diseñadora alemana, como el chasis, las suspensiones, el depósito y los frenos, entre otros.

Una naked en la pista

El principal objetivo de construcción de esta máquina es para que pueda correr en el Super Hooligan en Estados Unidos. Esta, es una competencia la que corren motos de calles con todo tipo de modificaciones.
El corazón del modelo es el motor bicilíndrico en línea de 890 cc fabricado por KTM, que declara una potencia de 130 CV, apenas por debajo de los 138 de la GP2. No es de sorprender el dato, debido a que gran parte de ambos modelos toman como base a la KTM 890 Duke R.

Si se sigue analizando los componentes de esta ‘hypernaked’ se podrán notar los componentes de primer nivel. Se mantiene el chasis multitubular de acero cromado, así como también la horquilla de cartucho cerrado WP Apex Pro 7543. El subchasis trasero, construido a partir de espuma de polietileno (XPE), contiene al depósito de 16 litros. Los frenos son están compuestos por pinzas Brembo Stylema sobre llantas Dymag de aluminio forjado. A su vez, se complementa todo con un buen número de piezas compuestas de titanio y fibra de carbono.

NOTA RELACIONADA:  Benelli BKX 300 S: pura diversión en marcha

La mayor diferencia que posee en torno a su hermana deportiva, la GP2-890R, tiene que ver con apenas algunos detalles. Uno de ellos es la ausencia de carenado que deja buena parte del equipamiento de la moto al desnudo. El otro es la falta de los semimanillares, que los alemanes reemplazaron por un manillar ancho, más acorde a este segmento.

Como bien se dijo anteriormente, la Krämer Super Hooligan está pensada para su uso en circuito y no será homologada para circular por la calle. De hecho, debería sufrir varias modificaciones para poder observarla en el uso cotidiano, como montar silenciador, ABS, espejos, portamatrículas y sistema de iluminación. Por estas razones es que estará disponible para ser comercializada.

Fuente/s: Exclusivo Motos

Fuente/s: Exclusivo Motos