El Argentino de MX tuvo su sexta ronda en Río Tercero

Con vocación federal, luego de correr en el Noroeste, el Litoral, Cuyo y la Patagonia, existía el compromiso del MXA de hacerlo en la región mediterránea, sobre todo porque el Argentino de Motocross llevaba tres años sin pisar suelo cordobés y alrededor de quince sin pasar por Río Tercero.  Joaquín Poli en MX1 y Víctor Garrido en MX2, los principales actores un torneo al que le quedan dos fechas para su desenlace.   Tras el receso invernal, el Campeonato Argentino de Motocross vivió su sexto capítulo (antepenúltimo) en el circuito “Daniel Baravalle” de la ciudad cordobesa de Río Tercero. El campeonato organizado por la Comisión Nacional de Motocross (CoNaM) y fiscalizado por la Confederación Argentina de Motociclismo Deportivo (CAMOD), volvió a cubrir las expectativas, especialmente porque se trabajó intensamente en el trazado durante varias semanas para que se encuentre acorde a las exigencias de este atractivo campeonato. La propuesta dejó grandes espectáculos y buenas contiendas, en una pista donde quedó demostrado que es importante una buena largada y donde los lugares de sobrepaso obligan a los pilotos a maniobras tan estudiadas como inteligentes. Así fue que desde muy temprano hubo actividad y con el correr de las horas el público

Con vocación federal, luego de correr en el Noroeste, el Litoral, Cuyo y la Patagonia, existía el compromiso del MXA de hacerlo en la región mediterránea, sobre todo porque el Argentino de Motocross llevaba tres años sin pisar suelo cordobés y alrededor de quince sin pasar por Río Tercero.  Joaquín Poli en MX1 y Víctor Garrido en MX2, los principales actores un torneo al que le quedan dos fechas para su desenlace.

 

Tras el receso invernal, el Campeonato Argentino de Motocross vivió su sexto capítulo (antepenúltimo) en el circuito “Daniel Baravalle” de la ciudad cordobesa de Río Tercero.

El campeonato organizado por la Comisión Nacional de Motocross (CoNaM) y fiscalizado por la Confederación Argentina de Motociclismo Deportivo (CAMOD), volvió a cubrir las expectativas, especialmente porque se trabajó intensamente en el trazado durante varias semanas para que se encuentre acorde a las exigencias de este atractivo campeonato.

La propuesta dejó grandes espectáculos y buenas contiendas, en una pista donde quedó demostrado que es importante una buena largada y donde los lugares de sobrepaso obligan a los pilotos a maniobras tan estudiadas como inteligentes. Así fue que desde muy temprano hubo actividad y con el correr de las horas el público fue dando su respaldo a esta presentación.

Poli tiene la palabra

En la categoría principal, MX1, el piloto santafesino Joaquín Poli tuvo otro fin de semana perfecto (1-1) a bordo de su KTM 450 y logró su quinto triunfo de la temporada. El cordobés Nicolás Carranza (Honda), con su 3-5 resulté el escolta y al neuquino Marco Schmit le alcanzó con su 7-3 para subirse al podio, en su mejor resultado desde que integra el equipo Yamaha.

Otro que está intratable es el patagónico Víctor Garrido (Yamaha), que se fue de Córdoba con su tercer doblete al hilo y su cuarto triunfo de temporada. Lo acompañaron en los festejos, dos cordobeses, Ignacio Toya (Yamaha) y Bernardo Blanco (Honda).

En la divisional “B” de las motos de 250 cc pareciera que no hay rivales para el chico de Lanús Oeste, Demián Czajkowki (Honda), que, aunque dejó en el camino alguna que otra manga, lleva embolsadas las seis pruebas disputadas hasta el presente. El sanfrancisqueño Alejandro Messa (Yamaha) y el marplatense Nicolás Curuchet (Kawasaki) también se subieron a festejar.

NOTA RELACIONADA:  Yamaha Kodiak 450: ahora en envase chico

El porteño Demián Guiral dio el batacazo en la MX3, acompañado por Juan Manuel “Tete” Costa y Remo Botta, los tres pilotos con motorización Honda. Como es habitual, Estanislao Salanueva se apoderó de la subclase de los “maestros”.

Entre los más pequeños, el paranaense Mateo Bearzi (Yamaha), el nicoleño Lorenzo Monje (Kawasaki) y el rionegrino Nicolás Cruz (Husqvarna) conformaron la trilogía ganadora en 85 cc “A”. El cordobés Gino Giordano (KTM), el mendocino Marcos Bisole (Yamaha) y Felipe Favetto (Yamaha), oriundo de San Francisco, como el triunfador, integraron el terceto de la subdivisional “B”.

Algunos se prueban la corona

La próxima fecha, penúltima del Argentino de Motocross, está prevista para el primer fin de semana del mes de octubre y muchos competidores llegarán a la ciudad santafesina de Esperanza con grandes chances de campeonar.

En la MX1, Joaquín Poli acaricia el bicampeonato con 58 unidades de ventaja sobre Ezequiel Fanello y a 60 del otro sureño, Marco Schmit. Con 68 puntos de luz está el riojano Darío Arco, el último con posibilidades.

A pesar de su serie de victorias, Víctor Garrido no cerró el torneo de la MX2. A 29 unidades lo tiene a Bernardo Blanco.

Con 80 puntos en juego (dos fechas), en la MX2 B, Demián Czajkowski estaría virtualmente consagrado: le lleva esa cifra a Iván Rodríguez.

En la MX3 A, son 41 puntos los que separan a Juan Manuel Costa del entrerriano Javier Follonier, el único con posibilidades matemáticas de darle alcance al bonaerense; en tanto, en la “B”, el vasco Salanueva se distanció a 50 de Julio Quiroga.

En 85 cc, domina Mateo Bearzi a 6 de Lorenzo Monje y a 24 de Nico Cruz. Mientras que en la “B”, está todo muy apretado: en 23 puntos están encerrados Marcos Bisole, Gino Giordano y Felipe Favetto.

[espro-slider id=10041]

Fuentes: Prensa CoNaMCAMOD

Fuente/s:

Fuente/s: