E-Fuel ¿los combustibles del futuro?

Ducati aseguró que va apostar al desarrollo de combustibles sintéticos antes de pensar en lanzar una moto eléctrica pero ¿cómo funciona este tipo de combustible? ¿es viable? ¿cambiarían los vehículos y su rendimiento?

¿Los E-Fuel son el futuro que se aproxima?

¿Los E-Fuel son el futuro que se aproxima?

E-Fuel es la manera simplificada de llamar a los combustibles sintéticos, una avance tecnológico y ecológico que está llamando la atención de la principales empresas de movilidad, ya que podría ser una buena alternativa, o un paso previo, en el proceso de electrificación de vehículos.

¿Cómo se relaciona con el mundo de las dos ruedas? El disparador fue Ducati. Hace algunos días la casa de Borgo Panigale se mostró a favor del desarrollo del e-Fuel a partir de dos cuestiones: la primera tiene que ver con el Grupo Volkswagen dueño de la marca italiana y una de las empresas más grandes apostando en esta innovación. La segunda cuestión tiene que ver con la incapacidad que la compañía tiene para desarrollar unidades eléctricas con la misma filosofía de diseño que poseen sus motos actuales.

Francesco Milicia, vicepresidente de ventas global y miembro del consejo de administración de Ducati, explicó: “¿Produciremos pronto una Ducati eléctrica? No. Pensamos que para el tipo de máquina que producimos ahora, una moto eléctrica no puede garantizar el placer, la autonomía, el peso, etc., que los pilotos de Ducati esperan. Además, estamos estudiando detenidamente otras soluciones para conseguir unas emisiones nulas o mínimas, como el combustible sintético. Otras marcas de nuestro grupo, como Porsche, lo están estudiando y es algo que estamos estudiando a medio plazo.”

Porsche, Audi, Repsol y Bosch son solo algunas de las compañías que también están apostando a los e-Fuels, una corriente que nació en 2014 y que se espera que a partir de 2025 esté asentada en el mercado de la movilidad.

¿Cómo se produce el e-fuel?

A grandes rasgos, esta tecnología sería un remplazo a los combustibles convencionales solo que en lugar de tener un origen fósil, surge a partir de un proceso químico que toma como base el hidrógeno y al dióxido de carbono, que al unirse forman una cadena de hidrocarburos. Pero para ser considerado un combustible verde, todo el proceso en su producción debe involucrar energías renovables y ese esa es su principal traba.

Está claro, el proceso de producción es mucho más extenso y específico, pero de manera resumida el agua se calienta por encima de los 800ºC para separar el hidrógeno del oxígeno, mediante electrólisis. El primero se queda en una especia de reactor, mientras que el segundo se devuelve a la atmósfera. En ese punto se utiliza el CO2, que se mezcla con el hidrógeno y juntos reaccionan a una temperatura y presión elevada para conseguir un líquido que luego se refina.

En teoría, estos combustible no solo se utilizan con recursos que se renuevan, sino que también al utilizar CO2 del aire, ayudan a reducir el efecto invernadero.

Ventajas y desventajas

En definitiva, con esos conceptos ya aclarados, se pueden resolver algunas incógnitas:
¿Es viable? Si, claro que es viable, pero tiene la desventaja de que para su producción en masa es necesaria mucha electricidad y para que sea un sistema sostenible, esa electricidad debe ser obtenida por medio de, por ejemplo, energía eólica o luz solar, lo que desencadena en gastos extremadamente altos de infraestructura.

A este paso, sin el compromiso de las grandes empresas energéticas, se estima que la producción y el valor en el mercado de estos combustibles será competitivo recién en 2050.

A contrapartida, como punto positivo, estos carburantes se pueden emplear en los motores ya existentes, lo que no obligaría a cambiar radicalmente los procesos de producción de las empresas de movilidad.

Algunas entidades como la International Council of Clean Transportation (ICCT) anticipan que estas tecnologías no serán eficientes por la cuestión económica anteriormente nombrada, más aún si se la compara con la movilidad eléctrica que ya está fuertemente posicionada en el mercado. Lo cierto es que las empresas que apuestan a los e-Fuel no niegan que en el futuro predominen los vehículos eléctricos, sino que hacen énfasis en que sería una buena alternativa o paso previo para que muchas marcas tradicionales puedan seguir subsistiendo sin tener que cambiar su metodología de producción

NOTA RELACIONADA:  Reinas de la tierra: una comparativa de trails endureras

¿Qué sucede con las motos?

En el mundo de las dos ruedas se han buscado muchas alternativas ya que este tipo de vehículos tiene la capacidad de contaminar menos y de ser una buena alternativa de movilidad y transito urbano. Por ejemplo, se crearon motos con celdas o pilas de hidrógenos que también carecen de infraestructura para su reabastecimiento o unidades con motores híbridos que aumentan mucho el peso del vehículo, con lo que pierde prestaciones. Algo similar pasa con las baterías de los modelos eléctricos, que no solo son pesadas, sino que también tienen poca autonomía.

En definitiva, en las motos serían una muy buena opción los combustibles sintéticos ya que ayudaría a que las marcas más tradicionalistas mantengan su producción como es el caso de Ducati que, por más que sea una de las empresas líderes del sector, no deja de tener ciertas reminiscencias a la artesanalidad como también sucede con otras compañías como MV Agusta y Norton, entre otras.

Por otro lado, de los e-fuels falta conocer cómo afectaría el rendimiento de los motores: si hay una pérdida de potencia, lo que sería lógico, esta tecnología podría ser una gran alternativa para modelos que tengan que ver con los usuarios urbanos que prefieren comodidad más que prestaciones, dejando un nivel de desarrollo más específico en motos deportivas y de alto rendimiento.

Choque de intereses

En definitiva, hay que aclarar que como sucede en todos las discusiones de movilidad sustentable y de cambio de combustibles hay un choque muy grande de intereses. En el caso del Grupo Volkswagen, específicamente con Ducati, hace no mucho tiempo Claudio Domenicalli, CEO de la empresa italiana, aseguró que la primer moto eléctrica de la firma estaba cerca ¿Cómo se traduce esa contradicción teniendo en cuenta que ahora apoyan a los combustibles sintéticos? Tal vez es una manera del grupo en general de ganar más adeptos y hacer más “publicidad“ a los e-Fuels, ya que tanto Ducati, con sus icónicos motores en V, o Porsche (también parte del Grupo Volkswagen) con sus motores Bóxer, ofrecen una identidad de diseño y de pertenencia muy grande. Con estos nuevos combustibles no perderían esa suerte de relación con los usuarios más puristas y mantendrían su nicho comercial

Por último hay que aclarar dos cosas: los e-Fuels son viables, pero todavía no hay una capacidad grande de producción, por lo que en la comparativa están un poco por detrás de los vehículos eléctricos y más aún en el caso específico de las motos. En segunda instancia hay que resaltar el concepto alternativa y pensar en un futuro con una oferta variada de propulsión, sea eléctrica, con combustibles sintéticos o motores híbridos, por eso no sería alocado que Ducati desarrolle un modelo eléctrico al mismo tiempo que apoya y fomenta los intereses de los e-Fuels que promueve el Grupo Volkswagen, que dicho sea de paso, tiene vehículos 100% eléctricos como el Audi e- Tron o el Porsche Taycan.

Fuente/s: Exclusivomotos

Fuente/s: Exclusivomotos