Concept Bell & Ross B-Rocket, la “moto-avión” basada en una Harley-Davidson

La prestigiosa marca de relojes Bell & Ross, inspirada en el mundo aeronáutico, presentó en Europa la Concept B-Rocket, una espectacular creación que rememora el diseño de los primeros aviones a reacción de los años sesenta. Esta nueva concept-bike, única en el mundo, parte de la Harley-Davidson Softail Blackline para convertirse en un auténtico cohete de la mano de los diseñadores de Bell & Ross y de los ingenieros de Shaw Harley-Davidson, concesionario oficial en el Reino Unido. La B-Rocket es una concept-bike con un formato neo-retro en cuya silueta se resumen los principios esenciales del diseño aeronáutico. Una “moto-avión” de singular estilo, con líneas aerodinámicas que evocan la aviación experimental de los años sesenta, las speed-bikes de Nevada y sus récords de velocidad en el lago salado de Bonneville, la genialidad de los ingenieros de bata blanca de Utah y la audacia de los pilotos de pruebas. Para optimizar la aerodinámica, los ingenieros de Shaw Harley-Davidson y los diseñadores de Bell & Ross han optado por una posición baja de conducción, para que la moto y el piloto sean como una sola cosa. En cada etapa de su diseño, esta amalgama de hombre y máquina ha sido concebida como

La prestigiosa marca de relojes Bell & Ross, inspirada en el mundo aeronáutico, presentó en Europa la Concept B-Rocket, una espectacular creación que rememora el diseño de los primeros aviones a reacción de los años sesenta.

Esta nueva concept-bike, única en el mundo, parte de la Harley-Davidson Softail Blackline para convertirse en un auténtico cohete de la mano de los diseñadores de Bell & Ross y de los ingenieros de Shaw Harley-Davidson, concesionario oficial en el Reino Unido.

La B-Rocket es una concept-bike con un formato neo-retro en cuya silueta se resumen los principios esenciales del diseño aeronáutico. Una “moto-avión” de singular estilo, con líneas aerodinámicas que evocan la aviación experimental de los años sesenta, las speed-bikes de Nevada y sus récords de velocidad en el lago salado de Bonneville, la genialidad de los ingenieros de bata blanca de Utah y la audacia de los pilotos de pruebas.

Para optimizar la aerodinámica, los ingenieros de Shaw Harley-Davidson y los diseñadores de Bell & Ross han optado por una posición baja de conducción, para que la moto y el piloto sean como una sola cosa. En cada etapa de su diseño, esta amalgama de hombre y máquina ha sido concebida como un cohete (rocket en inglés).

Para la comodidad del piloto, se han colocado unas tiras de piel acolchada al centro del depósito y en las turbinas en las que se apoyan las rodillas. La parte delantera es cónica y semeja la de un avión con el fin de optimizar la toma de aire. Dos alerones regulables, situados a la altura de la horquilla y diseñados como pequeñas alas, permiten aumentar o reducir el contacto con el suelo.

NOTA RELACIONADA:  AMA MX: Villopoto ganó tres sobre cuatro carreras

La parte trasera, generosamente perfilada, ha requerido muchas horas de trabajo artesanal. Inspirada en una cabina de pilotaje, esta zona aerodinámica se ha hecho a mano con más de 30 secciones diferentes de acero. Es el resultado de un estudio profundo del diseño funcionalista, y es probablemente aquí, donde el concepto bike de Bell & Ross plasma con mayor eficacia los códigos de la aeronáutica experimental de los años sesenta. Las líneas de su alerón estabilizador del caudal refuerzan la propuesta de diseño.

La originalidad estilística y técnica de la B-Rocket también se refleja en sus dos impresionantes turbinas laterales, que recuerdan a dos reactores de jet y cuya misión es evacuar el aire rápidamente para alcanzar mayor velocidad.

Por último, un tacómetro diseñado por Bell & Ross se incorpora al carenado delantero, para que el piloto esté sintonizado con los latidos del corazón de su máquina. De nuevo la estética se une a la funcionalidad: la cristalera y el tacómetro permiten combinar una excelente legibilidad con una visualización rápida de los datos relacionados con la velocidad.

Ésta es la segunda vez que Bell & Ross y Shaw Harley-Davidson se unen para crear un concepto de moto jamás visto. La primera creación fue en 2011, cuando asombraron al mundo entero con la Nascafe Racer, una moto que recorrió el planeta y ganó numerosos premios en Londres, Dublín y Sturgis, antes de ganarse el reconocimiento de la “moto personalizada más famosa del mundo”.

http://vimeo.com/90871087

Fuente: canariasenmoto.com – Bel l& Ross

Fuente/s:

Fuente/s: