Con dos motos eléctricas, fabricó el auto más pequeño del país

El EcoCar es un vehículo “casero” creado por un técnico electrónico bonaerense a partir de dos motos eléctricas, unidas por un chasis de acero y carrocería de aluminio. Mide 1,70 y es el más chico de Argentina. En un artículo aparecido en el portal especializado www.autoblog.com.ar, se describe la creación de Carlos Cisneros (57), un técnico electrónico de San Fernando. Se trata de un diminuto prototipo artesanal de auto eléctrico de 1,70 m de largo, que se constituye en el vehículo de cuatro ruedas más pequeño de Argentina. Según Autoblog, “tiene un metro menos que un Smart ForTwo y 60 centímetros menos que un Isetta. Es realmente minúsculo. El EcoCar quedó a sólo 43 centímetros de igualar el récord Guinness del auto más pequeño del mundo: el Peel P50”. Para llegar a armar este “Auto Eléctrico Experimental Casero Argentino”, tal su denominación extendida, Cisneros recurrió a dos motos eléctricas chinas Lucky Lion, unidas por un chasis de acero, con carrocería en aluminio. “Hace años que quería fabricar este auto, pero recién ahora tuve a mano la tecnología para poder encarar la construcción de manera casera”, explicó Ceniceros, en diálogo con Autoblog. El EcoCar comenzó a fabricarlo en su casa, en

El EcoCar es un vehículo “casero” creado por un técnico electrónico bonaerense a partir de dos motos eléctricas, unidas por un chasis de acero y carrocería de aluminio. Mide 1,70 y es el más chico de Argentina.

En un artículo aparecido en el portal especializado www.autoblog.com.ar, se describe la creación de Carlos Cisneros (57), un técnico electrónico de San Fernando. Se trata de un diminuto prototipo artesanal de auto eléctrico de 1,70 m de largo, que se constituye en el vehículo de cuatro ruedas más pequeño de Argentina.

Según Autoblog, “tiene un metro menos que un Smart ForTwo y 60 centímetros menos que un Isetta. Es realmente minúsculo. El EcoCar quedó a sólo 43 centímetros de igualar el récord Guinness del auto más pequeño del mundo: el Peel P50”.

Para llegar a armar este “Auto Eléctrico Experimental Casero Argentino”, tal su denominación extendida, Cisneros recurrió a dos motos eléctricas chinas Lucky Lion, unidas por un chasis de acero, con carrocería en aluminio.

“Hace años que quería fabricar este auto, pero recién ahora tuve a mano la tecnología para poder encarar la construcción de manera casera”, explicó Ceniceros, en diálogo con Autoblog.

El EcoCar comenzó a fabricarlo en su casa, en junio de 2015, y lo terminó en septiembre del mismo año. Desde entonces, lleva 6.800 kilómetros recorridos en calles y avenidas.

NOTA RELACIONADA:  Una Kawasaki H2 buscará el récord de velocidad en Bonneville

El auto no está patentado. Ni homologado. En la Argentina, ni siquiera existe una categoría para registrarlo.

“La policía me paró muchas veces, pero sólo para sacarle fotos al auto y hacerme preguntas. Igual, no puedo ir muy rápido: los motores están limitados a una velocidad máxima de 35 km/h. Las Lucky Lion tampoco están homologadas ni se pueden patentar, pero se venden igual”, se justifica Ceniceros.

Este técnico electrónico lleva invertidos 60 mil pesos en su EcoCar: “Vendí mi Ford Fiesta para poder hacerlo. Así que hoy es mi invento, pero también mi único medio de transporte”.

Cada rueda trasera del EcoCar tiene un motor eléctrico de un caballo de fuerza. Se alimentan con diez baterías de plomo estacionarias, de 20 amperes cada una. La autonomía es de 60 kilómetros. Y la recarga completa demora ocho horas.

En su menudo habitáculo hay espacio para dos pasajeros. Tiene un volante, dos velocímetros (uno para cada motor) y hasta un puerto para cargar el teléfono celular, que utiliza como GPS.

https://youtu.be/jkghcfhCV_o

Ver la nota completa y más fotos en Autoblog

Fuente/s:

Fuente/s: