Yamaha VMAX «Infrared» YARD Built: Mitad Dragster, mitad Café Racer

En el año del 30º aniversario de la Yamaha VMAX, el alemán Jens vom Brauck se ocupó de la 13ª customización oficial de la saga Yamaha YARD Built. La concepción inicial de JvB-moto (así lo apodan a Jens vom Brauck) para su VMAX YARD Built  «Infrared» fue transformar la VMAX de serie en una Dragster con impronta de Café Racer, para lo cual utilizó, entre otros elementos, los guiños a la primera VMAX (1985). Vista de frent, un guardabarros de aluminio se asienta bajo una óptica de fibra de carbono que se integrada en la horquilla delantera, con intermitentes Motogadget sobre llantas de carbono lenticulares. Los semimanillares y el cuentavueltas Autometer potencian el toque Dragster. El falso tanque de carbono descansa sobre la caja de admisión y un sistema eléctrico minimizado, complementado por unas tomas de aire especiales fabricadas a partir de las típicas piezas de aluminio de la VMAX de hace tres décadas. El subchasis de aluminio fabricado a mano, a partir de elementos de la unidad de serie, abraza el tanque de combustible, reubicado bajo el asiento para centrar masas y con la misma capacidad que el modelo de serie. NOTA RELACIONADA:  Harley-Davidson Bronx: la tradición americana hecha

En el año del 30º aniversario de la Yamaha VMAX, el alemán Jens vom Brauck se ocupó de la 13ª customización oficial de la saga Yamaha YARD Built.

La concepción inicial de JvB-moto (así lo apodan a Jens vom Brauck) para su VMAX YARD Built  «Infrared» fue transformar la VMAX de serie en una Dragster con impronta de Café Racer, para lo cual utilizó, entre otros elementos, los guiños a la primera VMAX (1985).

Vista de frent, un guardabarros de aluminio se asienta bajo una óptica de fibra de carbono que se integrada en la horquilla delantera, con intermitentes Motogadget sobre llantas de carbono lenticulares. Los semimanillares y el cuentavueltas Autometer potencian el toque Dragster.

El falso tanque de carbono descansa sobre la caja de admisión y un sistema eléctrico minimizado, complementado por unas tomas de aire especiales fabricadas a partir de las típicas piezas de aluminio de la VMAX de hace tres décadas.

El subchasis de aluminio fabricado a mano, a partir de elementos de la unidad de serie, abraza el tanque de combustible, reubicado bajo el asiento para centrar masas y con la misma capacidad que el modelo de serie.

NOTA RELACIONADA:  MXA: El barro no impidió que se corriera en Mar del Plata después de 22 años

El colín monoplaza de carbono es específico del autor. El sistema de escape, algo fundamental en una moto de este porte, recae en un sistema 4-1 con silenciador Termignoni.

Por último, con la intención de reflejar una vez más la historia de la VMAX, JvB-moto se inclinó por un esquema cromático retro basado en los colores del equipo de Yamaha MotoGP de 1985.

Al decir de Shun Miyazawa, del departamento de productos de Yamaha Motor Europa, “la Yamaha VMAX ha sido un icono inigualable desde su explosiva aparición en las calles en 1985 como la última moto de calle de inspiración ‘drag racer’. Se convirtió de forma inmediata en la favorita de miles de aficionados en todo el mundo no sólo por su modelo de serie, sino como base para modelos personalizados y custom”.

https://youtu.be/JCrSAzMyUgA

[espro-slider id=6746]

Fuente: Yamaha global

Fuente/s:

Fuente/s: