Yamaha Tracer 700: nuevo diseño pero con la misma esencia

La fábrica japonesa presentó una renovación de la Tracer 700 para el próximo año con nuevos componentes, actualizaciones en la estética y el motor.

Yamaha presentó una remodelación de una de las sport-tourer más éxitosas del mercado: la Tracer 700. Para la temporada que se avecina, la firma de Iwata buscó potenciar la comodidad y versatilidad que el modelo ya ofrecía de por sí.
Para lograrlo, en esta oportunidad se introdujeron cambios en la parte estética, agregando un semi carenado para brindar mayor confort al conductor y agregarle protección aerodinámica. También se le añadieron nuevas luces LED que buscan obtener un diseño más agresivo así como cambios en el carenado frontal que muestra un contraste con lo visto hasta el momento en las Tracer.
En cuanto al motor, la edición 2020 cuenta con el mismo que su antecesora, el denominado CP2 bicilíndrico de 689 cc. con una potencia de 75 cv óptima para el uso cotidiano o salidas de fin de semana. Además, se le incorporaron mejoras en la inyección, entrada de aire y sistema de escape con el objetivo de adaptarla a la normativa Euro5.
La parte de ciclo mantiene el chasis tubular de acero con un basculante de aluminio alargado que suma 10mm de distancia entre los ejes para agregar estabilidad.
Para el año 2020 uno de los objetivos fue que la Yamaha Tracer 700 aporte una mayor ergonomía, para lo cual se le añadió un manillar más ancho y cambios en las suspensiones, que ahora incluyen una horquilla delantera y un amortiguador trasero ajustables en precarga y rebote. Un nuevo asiento e instrumentación LCD también forman parte de algunos de los cambios propuestos por Yamaha para hacer de la Tracer 700 una tourer renovada, con más comfort pero con la misma esencia de siempre.