Una Vincent, la moto rematada más cara de la historia

La casa británica Bonhams puso a la venta en Las Vegas, Estados Unidos, una Vincent Black Lightning de 1951 en estado original. La unidad alcanzó una cifra sideral de 751.349,69 euros que la convirtió en la moto rematada más cara de la historia. El pasado 25 de enero una de las empresas de subastas más importantes de Europa vendió una Vincent Motorcycle con más de 60 años de antigüedad, cuyo primer dueño fue el motociclista australiano Tony McAlpine y que ,tiempo más tarde, pasó por las manos de otro piloto, como Jack Ehrt, para finalmente, en 1999 ser comprada por un fanático de la firma que la mantuvo su originalidad y en funcionamiento hasta el momento de la puja. A partir de su buen estado y rareza, alcanzó la astronómica suma de más de 750.000 euros, cifra nunca ante alcanzada por ningún otro vehículo de dos ruedas. Ese «título» le pertenecía a una Cyclone de 1915 que perteneció al actor Steve McQueen y que fue vendida en 2015. Poco más de medio siglo atrás, las Vincent eran las motos con mejores prestaciones deportivas. Pero, específicamente el modelo Black Lightning fue creado para competir y romper récords de velocidad, como lo

La casa británica Bonhams puso a la venta en Las Vegas, Estados Unidos, una Vincent Black Lightning de 1951 en estado original. La unidad alcanzó una cifra sideral de 751.349,69 euros que la convirtió en la moto rematada más cara de la historia.

El pasado 25 de enero una de las empresas de subastas más importantes de Europa vendió una Vincent Motorcycle con más de 60 años de antigüedad, cuyo primer dueño fue el motociclista australiano Tony McAlpine y que ,tiempo más tarde, pasó por las manos de otro piloto, como Jack Ehrt, para finalmente, en 1999 ser comprada por un fanático de la firma que la mantuvo su originalidad y en funcionamiento hasta el momento de la puja.

A partir de su buen estado y rareza, alcanzó la astronómica suma de más de 750.000 euros, cifra nunca ante alcanzada por ningún otro vehículo de dos ruedas. Ese «título» le pertenecía a una Cyclone de 1915 que perteneció al actor Steve McQueen y que fue vendida en 2015.

Poco más de medio siglo atrás, las Vincent eran las motos con mejores prestaciones deportivas. Pero, específicamente el modelo Black Lightning fue creado para competir y romper récords de velocidad, como lo hizo su primer prototipo en Bonneville comandado por Rollie Free durante 1948.

NOTA RELACIONADA:  Suzuki Inazuma: Rayo que nace en la tormenta

Luego de ese buen primer resultado, la marca británica que cesó sus actividades en 1959, dispuso un modelo similar que se comercializó bajo pedido y del cual se cree que sólo se fabricaron 33 unidades, lo que la transformó en un elemento de codicia para los coleccionistas de la actualidad.

En su palmarés, la Vincent Black Lightning con chasis número 7305 rompió una marca de velocidad en Australia con un registro de 227,7 km/h, performance que alcanzó gracias al motor de dos cilindros en V,  998 cc y 70 CV. Además, estaba equipada con tacómetro, frenos Elektron de magnesio, neumáticos deportivos, llantas de aleación, asiento monoplaza, pedalines retrasados y guardabarros de aluminio, accesorios que nunca fueron modificados.

[[{«type»:»media»,»view_mode»:»media_large»,»fid»:»2472″,»attributes»:{«class»:»media-image alignnone size-medium wp-image-15658″,»typeof»:»foaf:Image»,»style»:»»,»width»:»640″,»height»:»471″,»alt»:»»}}]]

Fuente: Bonhams

Fuente/s:

Fuente/s: