Suzuki GSX-R750: revolución superbike

Madre de las superbikes, la mejor deportiva de la época o la primera superbike de la era moderna. Esos son algunos de los títulos que se ha ganado la mítica GSX-R750. Creada por Suzuki hacia mediados de la década de 1980, esta motocicleta significó una auténtica revolución dentro del segmento de unidades deportivas gracias a su configuración y a los números que podía ofrecer. La primera GSX-R750 fue diseñada más específicamente en el año 1985. Contaba con el llamado motor SACS (Suzuki Advanced Cooling System): un propulsor de cuatro cilindros de 750 cc. Además, estaba dotada de un sistema de refrigeración por aire y aceite y alimentada por cuatro carburadores de compuerta plana. La elección por parte de los ingenieros y diseñadores de Hamamatsu de ese sistema de refrigeración tuvo el claro objetivo de obtener una unidad de menor peso e implicó una ruptura con la tendencia de esa época en la cual las fábricas acostumbraban a utilizar refrigeración por agua. Con esta configuración, la naciente superbike de Suzuki presentaba un peso total de 175 kilogramos en seco y era capaz de otorgar hasta 110 CV de potencia máxima. Una verdadera adelantada para aquellos tiempos. La estructura de la Suzuki

Madre de las superbikes, la mejor deportiva de la época o la primera superbike de la era moderna. Esos son algunos de los títulos que se ha ganado la mítica GSX-R750.

Creada por Suzuki hacia mediados de la década de 1980, esta motocicleta significó una auténtica revolución dentro del segmento de unidades deportivas gracias a su configuración y a los números que podía ofrecer.

La primera GSX-R750 fue diseñada más específicamente en el año 1985. Contaba con el llamado motor SACS (Suzuki Advanced Cooling System): un propulsor de cuatro cilindros de 750 cc. Además, estaba dotada de un sistema de refrigeración por aire y aceite y alimentada por cuatro carburadores de compuerta plana. La elección por parte de los ingenieros y diseñadores de Hamamatsu de ese sistema de refrigeración tuvo el claro objetivo de obtener una unidad de menor peso e implicó una ruptura con la tendencia de esa época en la cual las fábricas acostumbraban a utilizar refrigeración por agua. Con esta configuración, la naciente superbike de Suzuki presentaba un peso total de 175 kilogramos en seco y era capaz de otorgar hasta 110 CV de potencia máxima. Una verdadera adelantada para aquellos tiempos.

La estructura de la Suzuki GSX-R750 estaba pensada con el mismo concepto de ahorrar peso, por lo que contaba con un chasis perimetral de aluminio de 8,1 kilogramos. El carenado había sido creado con un diseño aerodinámico, por lo que era genuinamente deportivo y contaba con un doble faro heredado de las carreras de resistencia. Otro de los rasgos distintivos de la motocicleta era el conjunto de pinzas de freno de cuatro pistones que mordían un doble disco de freno en la parte delantera. Finalmente, se completaba con las llantas de 18 pulgadas que significaron una verdadera revolución para una moto de carreras que estaba homologada y que podía usarse en las autopistas o rutas.

NOTA RELACIONADA:  Fiambalá, la Adventure de Zanella

Apenas un año después de lanzada la primera Suzuki GSX-R750, la fábrica japonesa decidió lanzar una nueva versión, con un basculante un poco más largo para mejorar la estabilidad y algunas mejoras menores. A partir de entonces, esta deportiva fue mutando año tras año, estableciéndose como una verdadera leyenda dentro del segmento. Muestra de ello es que, gracias a la fama y aceptación que tuvo en el público, su evolución dio lugar a una saga de motocicletas que llegaría hasta la actualidad.

Fuente/s:

Fuente/s: