Surfer Racer: una oleada de buen gusto

El Wheels & Waves, que se celebró entre el 14 y el 17 de junio de 2017, aun deja mucho material para admirar y analizar. Es el caso de la Royal Enfield Continental GT, bautizada como Surfer Racer y creada por el taller británico Sinroja Motorcycles. Como su nombre lo indica, se trata de una auténtica Café Racer, sobre los cimientos de una moto que de fábrica ya tiene muchos tintes clásicos. De todos modos, se agregó una vistosa cúpula delantera que acentúa su lado deportivo y que se acopla de buena manera al diseño exterior, para el cual se utilizó una combinación de colores un tanto atípica en los modelos de antaño (gama de grises y celestes), pero que de todos modos se ven armoniosos y acordes al contexto “moderno” donde fue expuesta. Entre los detalles estrictamente técnicos, el motor EFI 535 fue despojado de la inyección electrónica de combustible por lo que se le adaptó un carburador firmado por la casa italiana Dell’Orto, así como también se dispuso una nueva admisión y pistones de alta compresión. En cuanto al escape, ahora se presenta por la parte baja del colín, uno de los detalles más fuerte de la terminación.

El Wheels & Waves, que se celebró entre el 14 y el 17 de junio de 2017, aun deja mucho material para admirar y analizar. Es el caso de la Royal Enfield Continental GT, bautizada como Surfer Racer y creada por el taller británico Sinroja Motorcycles.

Como su nombre lo indica, se trata de una auténtica Café Racer, sobre los cimientos de una moto que de fábrica ya tiene muchos tintes clásicos. De todos modos, se agregó una vistosa cúpula delantera que acentúa su lado deportivo y que se acopla de buena manera al diseño exterior, para el cual se utilizó una combinación de colores un tanto atípica en los modelos de antaño (gama de grises y celestes), pero que de todos modos se ven armoniosos y acordes al contexto “moderno” donde fue expuesta.

Entre los detalles estrictamente técnicos, el motor EFI 535 fue despojado de la inyección electrónica de combustible por lo que se le adaptó un carburador firmado por la casa italiana Dell’Orto, así como también se dispuso una nueva admisión y pistones de alta compresión. En cuanto al escape, ahora se presenta por la parte baja del colín, uno de los detalles más fuerte de la terminación.

NOTA RELACIONADA:  Salón internacional de Milán 2020: muchas dudas, pocas certezas

El chasis fue el componente que más cambios sufrió. Se recortó el subchasis y se modificó el basculante de manera notable, ya que el sistema de suspensión trasera, que de serie es un doble amortiguador, fue substituido por uno estilo “cantiléver”.

La horquilla ahora es una invertida y está posada sobre llantas de 17’, equipadas con frenos Brembo y “vestidas” con neumáticos Pirelli Diablo Supercorsa SP.

[espro-slider id=13389]

Créditos: Sinroja Motorcycles.

Fuente/s:

Fuente/s: