Speed Metal: Piel metálica y sangre azul

. La empresa dirigida por el diseñador Alan Stulberg (también creador del Handbuilt Motorcycle Show) no se especializa en un estilo en particular, sino que realiza sus trabajos mediante procedimientos poco comunes, lo que le da un valor mayor a la moto finalizada. Algo así sucedió con “Speed Metal”, una deportiva alemana que, gracias a su buen estado motriz, no necesitó modificaciones técnicas más que un ajuste en la plataforma inercial luego de la colocación de un sistema de escape retro. Como se nota a simple vista, el trabajo más arduo radicó en la carrocería. Por ejemplo, su tanque de combustible fue realizado artesanalmente con la idea de que tuviera mas capacidad, ya que la BMW será utilizada en carreras de resistencia. NOTA RELACIONADA:  La historia de Honda y la «precisión japonesa»El chasis, que de fábrica era negro, fue lijado en su totalidad y puesto a tono con el resto del carenado que lo recubre, que fue forjado en aluminio. Al finalizar la parte estética, los miembros del taller notaron que la apariencia “metálica” no era conforme a sus planes principales, así que recurrieron al artista Nico Sclater, de Ornamental Conifer, quien sugirió decorar la unidad de forma similar a

.

La empresa dirigida por el diseñador Alan Stulberg (también creador del Handbuilt Motorcycle Show) no se especializa en un estilo en particular, sino que realiza sus trabajos mediante procedimientos poco comunes, lo que le da un valor mayor a la moto finalizada. Algo así sucedió con “Speed Metal”, una deportiva alemana que, gracias a su buen estado motriz, no necesitó modificaciones técnicas más que un ajuste en la plataforma inercial luego de la colocación de un sistema de escape retro.

Como se nota a simple vista, el trabajo más arduo radicó en la carrocería. Por ejemplo, su tanque de combustible fue realizado artesanalmente con la idea de que tuviera mas capacidad, ya que la BMW será utilizada en carreras de resistencia.

NOTA RELACIONADA:  Royal Enfield puso fecha al lanzamiento de la Guerrilla

El chasis, que de fábrica era negro, fue lijado en su totalidad y puesto a tono con el resto del carenado que lo recubre, que fue forjado en aluminio. Al finalizar la parte estética, los miembros del taller notaron que la apariencia “metálica” no era conforme a sus planes principales, así que recurrieron al artista Nico Sclater, de Ornamental Conifer, quien sugirió decorar la unidad de forma similar a algunos Porsche antiguos, dibujando patrones geométricos.

Fuente/s:

Fuente/s: