Retro de serie

Brixton Motorcycles es una firma que poco a poco se adentra en el mercado europeo con su modelo BX 125, caracterizada por un diseño minimalista y vintage, sumamente bien logrado. Esa práctica que nació en la década de los 60 y 70, que trataba prescindir de todos aquellos componentes “estéticos” o mínimamente funcionales, hoy, se afirma cada vez más como la última moda. Varias marcas presentaron sus tecnológicas motos, con un diseño exterior retro. La naciente firma austríaca Brixton, comprendió este concepto y comenzó su periplo en el mercado europeo con un modelo compacto, sin demasiados detalles, pero con una buena terminación. La BX 125 comprende un motor monocilíndrico de 4 tiempos, 124 centímetros cúbicos y refrigeración por aire, que genera poco más de 11 Cv. Está adaptada a la normativa Euro 4 y equipada con inyección electrónica de combustible. Al ser un modelo de cilindrada pequeña, su consumo de 3 litros cada 100 kilómetros, es bastante aceptable. Pero tiene algunos detalles que la hacen parecer una moto de porte más grande, como el sonido ronco de su escape y su relación de la caja de cambios, configurada para aprovechar el torque a bajas y medias revoluciones. NOTA RELACIONADA:  Ducati

Brixton Motorcycles es una firma que poco a poco se adentra en el mercado europeo con su modelo BX 125, caracterizada por un diseño minimalista y vintage, sumamente bien logrado.

Esa práctica que nació en la década de los 60 y 70, que trataba prescindir de todos aquellos componentes “estéticos” o mínimamente funcionales, hoy, se afirma cada vez más como la última moda. Varias marcas presentaron sus tecnológicas motos, con un diseño exterior retro. La naciente firma austríaca Brixton, comprendió este concepto y comenzó su periplo en el mercado europeo con un modelo compacto, sin demasiados detalles, pero con una buena terminación.

La BX 125 comprende un motor monocilíndrico de 4 tiempos, 124 centímetros cúbicos y refrigeración por aire, que genera poco más de 11 Cv. Está adaptada a la normativa Euro 4 y equipada con inyección electrónica de combustible.

Al ser un modelo de cilindrada pequeña, su consumo de 3 litros cada 100 kilómetros, es bastante aceptable. Pero tiene algunos detalles que la hacen parecer una moto de porte más grande, como el sonido ronco de su escape y su relación de la caja de cambios, configurada para aprovechar el torque a bajas y medias revoluciones.

NOTA RELACIONADA:  Kawasaki amplía una de sus gamas mas populares: la línea custom

Su imagen es un detalle más que destacable, gracias a que sus componentes siguen al pie de la letra las reglas generales de este tipo motos modificadas, por ejemplo, su ancho rodado mixto, instrumental pequeño, colores opacos , la tela térmica del escape, la parte posterior del chasis recortada, entre otros.

Está disponible en tres colores, que sólo varían en el tanque de combustible: Rojo y gris, verde o gris con detalles más oscuros. La marca anticipa la próxima salida de otros dos modelos, denominados BX 125 R y BX 125 X, versiones café racer y scrambler, respectivamente.

[espro-slider id=11636]

Fuentes: Brixton MotorcyclesEl Motor.net

Fuente/s:

Fuente/s: