PGM V8: más de 300 CV sobre dos ruedas

El australiano Paul G. Maloney, fundador de la empresa PGM, es un amante de las motos potentes con motores poco comunes. Su más reciente creación es la PGM V8, un modelo que como su nombre anuncia tiene un impulsor V8 de 1996 cc, capaz de producir 334 CV de potencia, por lo que es la “motocicleta más potente en producción”, según lo anuncian sus desarrolladores. Entre otros datos, puede generar 214 Nm de torque a 9.500 rpm y su ficha técnica, en el apartado de velocidad máxima, simplemente dice “¿Qué tan valiente eres?”. Para contrarrestar el peso de un bloque motriz tan significativo, la empresa dispuso de un chasis multitubular de cromo-molibdeno con un subchasis de aluminio equipado con componentes de competición como las suspensiones Öhlins FGRT301 adelante y un amortiguador Öhlins TTX Mk2 atrás anclado a un basculante de Yamaha YZF R1, llantas de aluminio forjado Marchesini y las pinzas de freno son Brembo GP4 en la parte delantera parando discos duales de 320 mm, mientras que una pinza Brembo P4 hace lo propio atrás. NOTA RELACIONADA:  Corven y Bajaj formarán parte del Ahora 12 y Ahora 18El sistema de escape Akrapovic o su carrocería totalmente realizada en fibra

El australiano Paul G. Maloney, fundador de la empresa PGM, es un amante de las motos potentes con motores poco comunes. Su más reciente creación es la PGM V8, un modelo que como su nombre anuncia tiene un impulsor V8 de 1996 cc, capaz de producir 334 CV de potencia, por lo que es la “motocicleta más potente en producción”, según lo anuncian sus desarrolladores. Entre otros datos, puede generar 214 Nm de torque a 9.500 rpm y su ficha técnica, en el apartado de velocidad máxima, simplemente dice “¿Qué tan valiente eres?”.

Para contrarrestar el peso de un bloque motriz tan significativo, la empresa dispuso de un chasis multitubular de cromo-molibdeno con un subchasis de aluminio equipado con componentes de competición como las suspensiones Öhlins FGRT301 adelante y un amortiguador Öhlins TTX Mk2 atrás anclado a un basculante de Yamaha YZF R1, llantas de aluminio forjado Marchesini y las pinzas de freno son Brembo GP4 en la parte delantera parando discos duales de 320 mm, mientras que una pinza Brembo P4 hace lo propio atrás.

NOTA RELACIONADA:  Se lanzó la venta de entradas para el Salón Internacional de la Motocicleta

El sistema de escape Akrapovic o su carrocería totalmente realizada en fibra de carbono hacen que su peso total sea de solo 242 kg. Para dimensionar su relación peso/ potencia, se podría comparar a la PGM V8 con la turboalimentada Kawasaki Ninja H2 que con 237 kg logra una potencia de 228 CV.

Fuente/s:

Fuente/s: