Naked, pero casi deportiva

Una de las apuestas más importantes de KTM para 2018 será la 790 Duke, una moto fiel al estilo de la familia Naked, con muchos destellos y componentes ultra deportivos. La firma austríaca, aprovechó la congregación más grande del mundo de las motos, el EICMA, para dar a conocer su nueva Duke de media cilindrada, una moto directamente derivada de la insignia de la casa, la 1290 Super Duke R, pero con un motor totalmente renovado. Para ser un modelo deportivo sólo le hace falta el carenado: anclado al nuevo chasis estilo trellis de acero, está el novedoso propulsor  LC8c  de dos cilindros en paralelo que se desarrolló para sustituir a los anteriores monocilíndricos y así respetar la normativa Euro4. Cubica 799cc y produce una potencia 105 CV a 9.000 revoluciones y 86 Nm de torque a 8.000 rpm. El propulsor está integrado por una inyección electrónica suministrada por la firma italiana Dell’Orto y acompañado por un embrague anti-rebote. La parte de ciclo se acopla a las buenas prestaciones del motor, por ejemplo en la parte delantera, la horquilla invertida de 43 mm se equipó con suspensiones WP , misma firma que presenta atrás un monoamortiguador de gas, sobre un

Una de las apuestas más importantes de KTM para 2018 será la 790 Duke, una moto fiel al estilo de la familia Naked, con muchos destellos y componentes ultra deportivos.

La firma austríaca, aprovechó la congregación más grande del mundo de las motos, el EICMA, para dar a conocer su nueva Duke de media cilindrada, una moto directamente derivada de la insignia de la casa, la 1290 Super Duke R, pero con un motor totalmente renovado.

Para ser un modelo deportivo sólo le hace falta el carenado: anclado al nuevo chasis estilo trellis de acero, está el novedoso propulsor  LC8c  de dos cilindros en paralelo que se desarrolló para sustituir a los anteriores monocilíndricos y así respetar la normativa Euro4. Cubica 799cc y produce una potencia 105 CV a 9.000 revoluciones y 86 Nm de torque a 8.000 rpm. El propulsor está integrado por una inyección electrónica suministrada por la firma italiana Dell’Orto y acompañado por un embrague anti-rebote.

La parte de ciclo se acopla a las buenas prestaciones del motor, por ejemplo en la parte delantera, la horquilla invertida de 43 mm se equipó con suspensiones WP , misma firma que presenta atrás un monoamortiguador de gas, sobre un basculante de aluminio de doble brazo, muy liviano, que responde a la premisa de rebajar el peso total de la unidad, que es de 169 kg, en seco.

NOTA RELACIONADA:  Setentosa

Acorde a su diseño futurista, el apartado tecnológico está repleto de sistemas, como el control de tracción (MTC) con cuatro modos de conducción (lluvia, carretera, deportivo y uno configurable a gusto), ABS Bosch 9.1 MP con la función de frenada en curva, Launch Control y Quickshifter.

Su estética mantiene las líneas ya conocidas de la familia, pero con una decoración en los laterales que  se aleja de las grandes gráficas de las versiones 2017. Además, la 790 Duke estará disponible en dos opciones de colores: naranja con negro o gris con negro, aunque aún es muy pronto para determinar la disponibilidad en cada mercado.

[espro-slider id=14331]

Fuente: KTM

Fuente/s:

Fuente/s: