MotoGP y sus debutantes para 2022

Cinco serán los pilotos que darán sus primeros pasos en la categoría reina a partir de esta temporada: Remy Gardner, Raúl Fernández, Marco Bezzecchi, Fabio di Giannantonio y Darryn Binder. Cómo fue su camino hasta MotoGP y qué se puede esperar de ellos.

MotoGP y sus debutantes para 2022

MotoGP y sus debutantes para 2022

MotoGP y sus debutantes para 2022

MotoGP y sus debutantes para 2022

MotoGP y sus debutantes para 2022

MotoGP y sus debutantes para 2022

MotoGP y sus debutantes para 2022

En los últimos años MotoGP tuvo grandes participaciones de los pilotos debutantes, protagonistas que se volvieron sumamente importantes en el campeonato desde su irrupción en la pista. Tal es el caso del último campeón, Fabio Quartararo (Yamaha) que en su primer año deslumbró en el equipo Petronas o Jorge Martin (Ducati Pramac) que en 2021 pudo hacerse con un triunfo, otros 3 podios y 4 ‘poles’, sin tener experiencia en la categoría.

Los pilotos jóvenes están cada vez más expuestos al análisis y los equipos apuntan a ellos para adelantarse al cambio generacional. Por ese motivo, es bueno conocer un poco más de los debutantes para esta temporada, quienes pueden ser actores importantes dentro de este nuevo calendario.

Vestidos de naranja

Sin dudas Remy Gardner y Raúl Fernández son dos de los pilotos de este grupo que más llaman la atención por haber compartido equipo el año pasado y, al mismo tiempo, haberse batido a duelo por el título de Moto2 que terminó en manos del australiano. En 2022 compartirán estructura en el equipo Tech3, la escuadra satélite de KTM.

Remy, es el hijo del ex Campeón del Mundo de 500cc Wayne Gardner, tiene 24 años y comenzó su carrera mundialista en 2014 en la categoría menor, aunque no tuvo grandes resultados ni victorias o podios en las dos temporadas que corrió en Moto3. En 2016 dio el salto a la intermedia pero fue en el Gran Premio de Argentina de 2019 cuando logró su primer podio y en Portugal 2020 su primera victoria.

En 2021 se consagró Campeón del Mundo de Moto2 con 5 victorias y 7 podios, mostrando que además de ser muy veloz es sumamente regular: una característica que en MotoGP es casi tan importante como la velocidad en pista.

Fernández, por su parte, luego de 7 apariciones como wildcard entre 2016 y 2018, hizo su aparición en el mundial de Moto3 en 2019. Su despliegue más grande llegó en 2020 cuando logró llevarse 2 victorias y 2 terceras posiciones, actuación que le valió el ascenso a Moto2. En 2021 fue uno de los grandes protagonistas de la categoría intermedia consiguiendo más victorias que Gardner, 8 y 4 podios, que le valieron el segundo puesto en la clasificación.

El piloto de 22 años tuvo una evolución fugaz y continua en los últimos tres años por lo que se espera que su adaptación a la RC16 2022 y a la división mayor sea igualmente rápida que lo que es el español sobre el asfalto. Como si fuera poco, el piloto de la moto número 25 fue el más veloz en el día 1 de los test de Sepang en el que se hicieron presentes todos los novatos y los probadores de la categoría. Un buen comienzo para Raúl.

De la escuela italiana

Marco Bezzecchi, ascendido tras el tercer puesto en Moto2 en 2021, será uno de los encargados de manejar una de las Ducati del equipo VR46 de Valentino Rossi. El italiano, desde su aparición en la escena internacional posee 6 victorias y 24 podios pero aún no ha sido campeón en ninguna categoría aunque fue tercero en la última temporada de Moto2 al igual que en 2018, cuando competía en Moto3.

A su favor tendrá la Ducati Desmosedici GP 21, la moto que se mostró como la más completa en las últimas temporadas y el aval de Rossi, que confió en el italiano para representar a su equipo junto a Luca Marini, hermano del múltiple campeón.

NOTA RELACIONADA:  Marco Bezzecchi es nuevo piloto del Aprilia Racing

Otro que correrá con una Ducati satélite, aunque del equipo Gresini, será Fabio Di Giannantonio, que fue séptimo en Moto2 el año pasado, con una victoria en Jerez.

El piloto de 24 años tiene 3 victorias en su palmarés y 19 podios en su carrera que comenzó en 2015 en Moto3 cuando fue de la partida en su primera competencia en calidad de invitado. Desde ese momento siempre fue protagonista de los campeonatos que disputó. Siempre estuvo entre los diez primeros de la clasificación general desde 2016 a la fecha (salvo en 2020 cuando fue decimoquinto en Moto2) y consiguió el subcampeonato del Moto3 en 2018.

Uno de los sueños de mi infancia era competir en MotoGP. Ahora hay otras como la primera carrera en Qatar de noche, bajo las luces. Otro sueño es ser uno de los grandes, subir al podio y ganar carreras. Y luego, el verdadero sueño es convertirse en campeón, porque eso significa que eres el mejor de todos. Ese es el objetivo que he perseguido toda mi vida“, comentó Fabio en la presentación oficial del equipo italiano.

El más resistido

Darryn Binder (hermano de Brad Binder) subió directamente de Moto3 al equipo satélite de Yamaha de MotoGP en un raro movimiento que muchos consideran prematuro por su agresivo estilo de pilotaje y porque el sudafricano ganó una sola vez en toda su carrera. En su haber tiene 6 podios y 3 poles. El 2021 fue su mejor año en la clasificación general de Moto3 con un séptimo puesto.

¿Le alcanzan sus número para llegar a la categoría reina? Esa es la pregunta del millón y nadie, salvo él mismo, se anima a responder.

Su caso recuerda al salto que dio el australiano Jack Miller de Moto3 a MotoGP en 2016, con la salvedad de que el piloto que actualmente es representante de Ducati había logrado 6 victorias, 4 podios y un subcampeonato en su última temporada en la división menor. Si se toma de ejemplo a Miller y se lo proyecta en Binder se podría anticipar que con el pasar de las temporadas el sudafricano podría llegar a ser competitivo, claro está, pero a contrapartida el contrato del número 40 será de solo un año por lo que tendrá que demostrar que es digno del lugar que consiguió si o si en esta temporada.

El piloto de 24 años es resistido por otros pilotos de la parrilla a partir de varias polémicas asociadas a algunos accidentes que causó en su paso por Moto3. También, su llegada a MotoGP se dio por una cláusula contractual que le prometía un salto de categoría en esta temporada y como el equipo Petronas de Moto2 ya no existe, ese salto se dio a la división mayor.

A todo esto, Binder explicó: «Para mí fue un sueño hecho realidad. Todo el mundo quiere competir en MotoGP algún día, así que si te dan una oportunidad como esta, no puedes rechazarla. Es la mayor oportunidad que he tenido en mi vida, así que la agarré con ambas manos”.

Fuente/s: Exclusivomotos

Fuente/s: Exclusivomotos