KTM apuesta a la seguridad

KTM equipó una unidad del modelo 1290 Super Adventure S de su catálogo con los dos nuevos sistemas, que todavía están en desarrollo, para demostrar su funcionamiento en el centro de técnicas de conducción ÖAMTC que la factoría posee en Marchtrenk, Austria. El Adaptive Cruise Control (ACC) se encarga de adecuar la velocidad crucero de la moto en función del vehículo que la precede en la ruta, para ubicarla a una distancia de 2 segundos. Se caracteriza por controlar automáticamente el acelerador o el accionamiento suave del freno delantero para llevar a cabo su objetivo. La firma espera que la versión final de este producto otorgue la posibilidad de que el usuario modifique a su gusto la distancia y velocidad de la intervención, mientras que la premisa del ACC es responder de manera más veloz que un piloto. El sistema Blind Spot Detection (BSD), por otra parte, es un radar de corto alcance que notifica la presencia de vehículos en la “zona ciega” que se genera detrás de la moto y produce una alerta ante la posibilidad de una colisión, realizando señales lumínicas en la pantalla central, retrovisores y sonidos. NOTA RELACIONADA:  La historia de Honda y la «precisión japonesa»Estas

KTM equipó una unidad del modelo 1290 Super Adventure S de su catálogo con los dos nuevos sistemas, que todavía están en desarrollo, para demostrar su funcionamiento en el centro de técnicas de conducción ÖAMTC que la factoría posee en Marchtrenk, Austria.

El Adaptive Cruise Control (ACC) se encarga de adecuar la velocidad crucero de la moto en función del vehículo que la precede en la ruta, para ubicarla a una distancia de 2 segundos. Se caracteriza por controlar automáticamente el acelerador o el accionamiento suave del freno delantero para llevar a cabo su objetivo.

La firma espera que la versión final de este producto otorgue la posibilidad de que el usuario modifique a su gusto la distancia y velocidad de la intervención, mientras que la premisa del ACC es responder de manera más veloz que un piloto.

El sistema Blind Spot Detection (BSD), por otra parte, es un radar de corto alcance que notifica la presencia de vehículos en la “zona ciega” que se genera detrás de la moto y produce una alerta ante la posibilidad de una colisión, realizando señales lumínicas en la pantalla central, retrovisores y sonidos.

NOTA RELACIONADA:  La Fórmula 1 quiere comprar MotoGP

Estas herramientas y otras que están en fase de creación, serán parte de un paquete electrónico que KTM pondrá en algunos modelos a partir de 2021. Gerald Matschl, vicepresidente de I+D de KTM, comentó: “Como empresa, KTM está plenamente comprometida en mejorar la seguridad de los motociclistas, así como en reducir los accidentes. Aún nos queda mucho trabajo de desarrollo por hacer y recorrer muchos miles de kilómetros probando estos sistemas en el mundo real, antes de poder implementarlos en nuestras motos de serie, pero estarán disponibles en un futuro cercano y estamos convencidos de que marcarán la diferencia».

Fuente/s:

Fuente/s: