Harley-Davidson: en el camino de la expansión

“More Roads to Harley-Davidson”, es el nombre que recibió el plan de expansión más grande en la historia de la marca americana, un proyecto que cumplió un año desde su presentación en agosto de 2018 y que ya mostró algunas de sus novedades. Pero ¿cómo seguirá adelante?
 Harley-Davidson: en el camino de la expansión

En los primeros días de agosto de 2018, Harley-Davidson revolucionó los portales de todo el mundo cuando dio a conocer el proyecto “More Roads to Harley-Davidson” que, a grandes rasgos, pretende una expansión de la marca a nivel internacional basándose en nuevas tecnologías, afianzando su red de concesionarios y creando productos inéditos en segmentos poco tradicionales para la marca, sin dejar de lado su ideología que la llevó a ser una de las empresas referentes a nivel mundial.
“Las acciones enérgicas que estamos anunciando hoy aprovechan las vastas capacidades y el poder competitivo de Harley-Davidson, nuestra excelencia en desarrollo de productos y manufactura, el atractivo global de la marca y, por supuesto, nuestra gran red de concesionarios (…) Junto a nuestros leales motociclistas, lideraremos la próxima revolución de la libertad de las dos ruedas para inspirar a los futuros pilotos que aún no han pensado en la emoción de rodar”, fueron las palabras que utilizó como introducción el Presidente y Director Ejecutivo de la firma, Matt Levatich.
Todas las estrategias detalladas en este plan se llevarán a cabo antes del año 2022, en lo que la empresa denominó como una acción económica acelerada que se concretará a raíz de la reducción de costos integrales y la reasignación de inversiones y recursos planificados previamente, incluida la inversión operativa hasta 2022 de $450 a $550 millones de dólares y la inversión de capital hasta 2022 de $225 a $275 millones de dólares. En total, la compañía planea que More Roads to Harley-Davidson genere más de $1 billón de dólares de ingresos anuales en 2022 en comparación con 2017, el año previo al lanzamiento del proyecto.

LiveWire, el primer paso

Este plan de Harley-Davidson no comenzó de forma inadvertida, ya que su primer gran anuncio fue el lanzamiento de la LiveWire, un modelo impulsado por un motor eléctrico que en cuanto a diseño es un cambio muy grande en la esencia de la marca. De a poco la compañía mostró un prototipo que le sirvió como “prueba de mercado”, que fue seguido por algunos indicios de su información técnica y detalles de su equipamiento, todo a su tiempo, generando una expectativa muy grande que culminó en los primeros días de septiembre cuando finalmente se lanzó al mercado internacional.
Estará equipada con el motor denominado Revolution que genera 105 CV (78 kW) y 116 Nm de torque, con el que consigue una aceleración de 3 segundos en 0 a 100 km/h y una recuperación de 1,9 segundos entre los 100 a los 130 km/h. Como particularidad, los ingenieros de la firma introdujeron un “latido” al momento de encender la moto que hace que el escaso sonido del impulsor eléctrico se diferencie, una de las premisas que tiene H-D también en sus motos de combustión.
El paquete de baterías de iones de litio que posee es de 15,5 kWh, a la que se suma una segunda batería adicional de 12 V para el arranque y el reconocimiento de la llave, con las que puede entregar una autonomía de 235 km en ciudad o 152 km en conducción mixta. Además, tendrá un sistema de frenada regenerativa, idóneo para el ámbito urbano.
Junto a esta unidad, la marca anticipó que próximamente tendrá más opciones de productos eléctricos más liviano, pequeños e incluso más accesibles, “para inspirar a los nuevos conductores”, según explican. Entre las primeras imágenes distribuidas junto a los detalles del plan de expansión, se podían ver varias bicicletas con ayuda de pedaleo electrónico y pequeñas motos urbanas, que podrían ser el próximo paso de la factoría de Milwaukee en este segmento.

No solo eléctricas

Dos nuevos modelos serán presentados en 2020 por Harley-Davidson, por lo que se especula que en el Salón Internacional de Milán, que se celebrará a finales de octubre, se puedan ver avances sobre los diseños de la Pan American 1250, una Trail que no recibió muy buenas críticas por su diseño estético, y la Streetfighter de 975cc, tal vez uno de los modelos que más se acomoda a las tendencias actuales del mercado y que los fanáticos de la marca están esperando con mucha expectativa.
De todos modos esos dos productos no llegarán solos, ya que Harley confirmó hace unos meses la alianza estratégica con Qianjiang Motorcycle, uno de los fabricantes de motos más grandes de China, con el que elaborará motos de entre 250 cc y 500 cc pensadas para mercados asiáticos y emergentes.
Esta disposición es una de las más controversiales para los más puristas seguidores de la filosofía Harley-Davidson, ya que en cierto punto le quita el título de exclusividad a sus productos. Del otro lado, están quienes piensan que será una buena oportunidad para acercarle un producto de calidad a los clientes aspiracionales.

Mantener las raíces, pero actualizarlas

Tal vez, de manera previsora al posible descontento de seguidores más fieles de la marca, Harley-Davidson también anunció la creación de un nuevo modelo Custom, del que no dio muchos detalles más allá de las fotos de un prototipo. Éste será parte del objetivo de la marca de lanzar 100 nuevos productos en los próximos 10 años.
Pero, justamente, para mantener satisfechos a los consumidores que llevaron a la empresa a ser lo referente que actualmente es, decidieron comenzar a actualizar tecnológicamente los modelos más representativos de su catálogo, rasgo que se podrá ver inmediatamente en una gran parte de la gama premium de la firma, durante 2020.
Entre esas actualizaciones en materia de electrónica se destaca el servicio H-D Connect, un sistema de conexión con teléfonos celulares que le permitirá al usuario conocer la ubicación de su unidad, autonomía, presión de neumáticos, odómetro, actualizaciones disponibles de software para el equipo multimedia o estadísticas de conducción, entre otros. También, en caso de robo o manipulación de la unidad, el sistema alerta al dueño e inicia el monitoreo de la moto vía GPS. “Connect” estará disponible en los modelos Touring 2020 (excepto los modelos Road King, Road King S y Electra Glide Standard), además de los Tri Glide Ultra, todos los CVO y la eléctrica LiveWire, en la que sumará algunas utilidades como la localización de estaciones de recarga.
A su vez, algunos modelos estrenarán un paquete compuesto por varias ayudas de conducción y seguridad, denominado Reflex Defensive Rider Systems (RDRS), que tendrá como novedades el frenado antibloqueo en curvas (C-ELB), un sistema que equilibra la frenada de los dos trenes en inclinación; el sistema de control de tracción (C-TCS), con dos modos de intervención; control de retención del vehículo en pendiente (VHC); el control de freno motor (DSCS) y un sistema de control de freno motor mejorado con asistencia en curvas (C-DSCS) que fueron desarrollados para limitar el bloqueo en la rueda trasera en reducciones, entregando el torque justo para evitar las pérdidas de agarre. Por último, la marca introducirá el control de presión de neumáticos (TPMS) que indica la presión en tiempo real y crea alertas si el nivel desciende por debajo del mínimo establecido.
Harley-Davidson ya puso en marcha su revolucionario plan con el que espera poder alcanzar distintos niveles de producción y de ventas. Hasta el momento la eléctrica LiveWire y las distintas novedades en la gama tradicional fueron bien recibidas por el público, pero próximamente se comenzarán a ver los frutos de estrategias más radicales, por lo que habrá que prestar especial atención a las novedades que la marca develará en el futuro cercano.

Video: