Essence E-Raw 04 Signatura: glamour francés

Essence es una fábrica francesa que tomo gran repercusión en 2015 cuando lanzó la E-Raw 01, una moto propulsada con un motor eléctrico cuyo “tanque” y asiento estaban realizados en una sola pieza de madera, lo que la volvió un modelo estéticamente único en su segmento. Cuatro años más tarde la empresa decidió actualizar ese concepto con una unidad desarrollada a partir de líneas muy similares, pero con un conjunto de sillín y seudo tanque forjado en aluminio, que conforma un guiño a una personalidad más deportiva de la moto. Así la Essence E-Raw 04 Signatura desarrolla una potencia de 152 kW (207 CV), un torque casi exagerado de 400 Nm (por ejemplo, la turboalimentada Kawasaki H2R anuncia 165 Nm de torque) y una velocidad que supera con holgura los 200 Km/h. Sus demás componentes mantiene una filosofía muy similar a la de sus antecesoras: chasis tubular a la vista, transmisión por correa, suspensiones Ohlins, basculante de aluminio y una sofisticada pantalla central con dimensiones similares a la de un teléfono inteligente. NOTA RELACIONADA:  Honda estaría preparando el regreso renovado de la África TwinSu diseño y partes de alta calidad la colocan en su país como un producto muy exclusivo,

Essence es una fábrica francesa que tomo gran repercusión en 2015 cuando lanzó la E-Raw 01, una moto propulsada con un motor eléctrico cuyo “tanque” y asiento estaban realizados en una sola pieza de madera, lo que la volvió un modelo estéticamente único en su segmento.

Cuatro años más tarde la empresa decidió actualizar ese concepto con una unidad desarrollada a partir de líneas muy similares, pero con un conjunto de sillín y seudo tanque forjado en aluminio, que conforma un guiño a una personalidad más deportiva de la moto.

Así la Essence E-Raw 04 Signatura desarrolla una potencia de 152 kW (207 CV), un torque casi exagerado de 400 Nm (por ejemplo, la turboalimentada Kawasaki H2R anuncia 165 Nm de torque) y una velocidad que supera con holgura los 200 Km/h. Sus demás componentes mantiene una filosofía muy similar a la de sus antecesoras: chasis tubular a la vista, transmisión por correa, suspensiones Ohlins, basculante de aluminio y una sofisticada pantalla central con dimensiones similares a la de un teléfono inteligente.

NOTA RELACIONADA:  La Honda CB125R se actualizó para este 2024

Su diseño y partes de alta calidad la colocan en su país como un producto muy exclusivo, característica que se refleja en su precio de casi 30.000 euros.

Fuente/s:

Fuente/s: