En honor a la Honda CB750 Four

El preparador británico 5Four Motorcycles creó la CB1100RS 5Four, una unidad diseñada para homenajear a la mítica Honda CB750 Four, que este año cumplió su aniversario número 50. Mecánicamente la moto prácticamente es la CB1100RS estándar, con su motor de cuatro cilindros y 1140 cc capaz de entregar 90 CV de potencia máxima a 7.500 rpm y un torque de 91 Nm a 5.500 rpm. Su parte de ciclo compuesta por suspensiones Showa ajustables, tanto delante como detrás, y frenos Nissin con pinzas radiales de 4 pistones, también se mantuvieron. Solo se cambiaron los silenciadores por unos más livianos y de corte deportivo de titanio, firmado por Racefit Urban Growler. La parte delantera es donde más trabajaron los preparadores, adaptándole un manubrio Renthal más bajo que el original “vestidos” con puños Tomaselli, palancas cortas y unos espejos más pequeños en negro. NOTA RELACIONADA:  KTM prepara para 2024 la nueva Super DukeLa posición de conducción pasó a ser monoplaza, gracias a la utilización de un colín elaborado artesanalmente y un asiento cosido a mano tipo diamante, hecho en alcántara y cuero. Una cúpula delantera finaliza la estética retro del proyecto. “La pintura se remonta a la época de mi juventud, cuando

El preparador británico 5Four Motorcycles creó la CB1100RS 5Four, una unidad diseñada para homenajear a la mítica Honda CB750 Four, que este año cumplió su aniversario número 50.

Mecánicamente la moto prácticamente es la CB1100RS estándar, con su motor de cuatro cilindros y 1140 cc capaz de entregar 90 CV de potencia máxima a 7.500 rpm y un torque de 91 Nm a 5.500 rpm. Su parte de ciclo compuesta por suspensiones Showa ajustables, tanto delante como detrás, y frenos Nissin con pinzas radiales de 4 pistones, también se mantuvieron. Solo se cambiaron los silenciadores por unos más livianos y de corte deportivo de titanio, firmado por Racefit Urban Growler.

La parte delantera es donde más trabajaron los preparadores, adaptándole un manubrio Renthal más bajo que el original “vestidos” con puños Tomaselli, palancas cortas y unos espejos más pequeños en negro.

NOTA RELACIONADA:  Ducati llega al mundo del motocross con su propia moto

La posición de conducción pasó a ser monoplaza, gracias a la utilización de un colín elaborado artesanalmente y un asiento cosido a mano tipo diamante, hecho en alcántara y cuero. Una cúpula delantera finaliza la estética retro del proyecto.

“La pintura se remonta a la época de mi juventud, cuando Honda dominó el Campeonato Mundial de Resistencia con sus pilotos del Red, White y Blue Works; no hay adhesivos ni calcos, incluso el logotipo retro de Honda y el ala están pintados a mano con mucho amor”, comentó su creador, Guy Willison.

Fuente/s:

Fuente/s: