El Grupo Piaggio en el EICMA 2015, con el surtido de siempre

Con primicias tanto en moto (Moto Guzzi y Aprilia) como en el segmento de los scooter (Piaggio y Vespa). El polifacético núcleo de empresas mostró una paleta muy amplia, como no podía ser de otra manera. Retro y Scrambler de Moto Guzzi, Superdeportiva de Aprilia, scooter del riñón de Piaggio y la Vespa 70, para celebrar siete décadas de la moto más famosa del mundo. En el variopinto stand de la corporación italiana, Moto Guzzi se hizo presente con las V9 Roamer y V9 Bobber, unas custom de media cilindrada (bicilíndricas de 850 cc, ABS y control de tracción desconectable), amén de un ejemplar de su mítica Moto Guzzi V7 II bautizada “Stornello”,  con una clara inspiración Scrambler. Esta moto colección está dotada de unos refinados acabados y disponibles en edición limitada y numerada. Estuvo bien acompañada de la nueva V7 II Racer, la más deportiva de las Moto Guzzi V7, que distingue del modelo anterior por la gráfica y su pintura mate en lugar de brillante. Moto Guzzi arrimó asimismo la Bagger de la marca del Mandelo del Lario, la MGX-21 Flying Fortress, un modelo inimitable, con 1400 cc y un diseño muy atrevido. A la deportiva del holding,

Con primicias tanto en moto (Moto Guzzi y Aprilia) como en el segmento de los scooter (Piaggio y Vespa).

El polifacético núcleo de empresas mostró una paleta muy amplia, como no podía ser de otra manera. Retro y Scrambler de Moto Guzzi, Superdeportiva de Aprilia, scooter del riñón de Piaggio y la Vespa 70, para celebrar siete décadas de la moto más famosa del mundo.

En el variopinto stand de la corporación italiana, Moto Guzzi se hizo presente con las V9 Roamer y V9 Bobber, unas custom de media cilindrada (bicilíndricas de 850 cc, ABS y control de tracción desconectable), amén de un ejemplar de su mítica Moto Guzzi V7 II bautizada “Stornello”,  con una clara inspiración Scrambler. Esta moto colección está dotada de unos refinados acabados y disponibles en edición limitada y numerada.

Estuvo bien acompañada de la nueva V7 II Racer, la más deportiva de las Moto Guzzi V7, que distingue del modelo anterior por la gráfica y su pintura mate en lugar de brillante.

Moto Guzzi arrimó asimismo la Bagger de la marca del Mandelo del Lario, la MGX-21 Flying Fortress, un modelo inimitable, con 1400 cc y un diseño muy atrevido.

A la deportiva del holding, le tocó exhibir sus RSV4 RR y RSV4 RF 2016, que llega con la tecnología del departamento Factory Works de Aprilia Racing. Destacan entre sus componentes, una más eficaz suspensión posterior y la plataforma multimedia V4-MP de serie: introduce por primera vez en una moto de calle un auténtico sistema de telemetría, similar al que se utiliza en las competencias más exigentes, que interactúa junto al Smartphone.

NOTA RELACIONADA:  Royal Enfield puso fecha al lanzamiento de la Guerrilla

La marca Piaggio en sí, lanzó una generación más de su Liberty, completamente renovada respecto a los modelos precedentes, y una propuesta completamente innovadora materia de vehículos de rueda alta, el Medley. Ambos scooter están equipados con propulsor de la familia de motores Piaggio iGet, de excelentes prestaciones y emisiones y consumos muy reducidos.

En el EICMA y en el mercado debutaron cuatro versiones distintas de la tecnología Wi-Bike Piaggio, el vehículo para la movilidad ecológica del futuro, perfectamente conectable a las redes y los smartphones.

Por último, el Grupo Piaggio quiso celebrar el 70º aniversario de Vespa con un homenaje a la marca con ediciones especiales de los modelos más representativos de la gama actual bajo el nombre de Vespa 70. Sobresalió una variante exclusiva de color “Azurro 70”, una pintura especial y un aspecto característico, en el que se incluye un logotipo alusivo en los laterales y la placa conmemorativa.

[espro-slider id=8468]

https://youtu.be/ZmEB5sqPtGU

https://youtu.be/w0uYsJdA6jA

Fuente: Prensa EICMA – Moto.it

Fuente/s:

Fuente/s: