Cuerpo japonés con estilo francés

 Kikishop Customs, uno de los talleres especializados en reformar motos a medida del cliente más aclamados del país galo, volvió a sorprender con la modificación de una  Honda CB500 Four del año 1973. Su estilo es claro. Café Racer al extremo, para este pedido realizado por otra empresa reconocida del territorio como The Royal Racer, un local dedicado a la venta de accesorios y repuestos afamado entre los customizadores de los alrededores de Lyon. Para conseguir este diseño Street-elegante se necesitó modificar casi por completo la Honda. Por ejemplo: se hizo más corto el trayecto de la horquilla, lo que le dio una nueva posición de manejo, más deportiva, lo que, sumado a la nueva cúpula, define una personalidad renovada. También se cambió el escape, que originariamente disponía de una doble salida, fue reemplazado por uno de salida simple forjado en acero inoxidable. Tanto los frenos como la suspensión mantienen el mismo formato de fábrica, pero fueron renovados por cuestiones de seguridad. Sobre todo, se radicalizó su lado estético, ya que se cortó la parte posterior de chasis, se cambiaron todos los faros y giros por unos con tecnología LED, nueva pantalla central que sigue con la línea vintage, entre

 Kikishop Customs, uno de los talleres especializados en reformar motos a medida del cliente más aclamados del país galo, volvió a sorprender con la modificación de una  Honda CB500 Four del año 1973.

Su estilo es claro. Café Racer al extremo, para este pedido realizado por otra empresa reconocida del territorio como The Royal Racer, un local dedicado a la venta de accesorios y repuestos afamado entre los customizadores de los alrededores de Lyon.

Para conseguir este diseño Street-elegante se necesitó modificar casi por completo la Honda. Por ejemplo: se hizo más corto el trayecto de la horquilla, lo que le dio una nueva posición de manejo, más deportiva, lo que, sumado a la nueva cúpula, define una personalidad renovada.

También se cambió el escape, que originariamente disponía de una doble salida, fue reemplazado por uno de salida simple forjado en acero inoxidable. Tanto los frenos como la suspensión mantienen el mismo formato de fábrica, pero fueron renovados por cuestiones de seguridad.

Sobre todo, se radicalizó su lado estético, ya que se cortó la parte posterior de chasis, se cambiaron todos los faros y giros por unos con tecnología LED, nueva pantalla central que sigue con la línea vintage, entre otros detalles.

NOTA RELACIONADA:  Yamaha y su idea de un casco con realidad aumentada

“ Se añadieron los elementos de fijación para el carenado, velocímetro y el faro delantero. También hubo que modificar el carenado de fibra de vidrio y el parabrisas para trabajar mejor con el diseño. El colín está hecho de chapa de acero de 1 mm de espesor, como el soporte de la placa número que también es compatible con la luz trasera. (…) limpiar el tanque de combustible, nuevos caños de escape de acero inoxidable 2-en-1 y una larga lista de otras pequeñas cosas que dan como resultado esta moto. Todo lo fabricado en la moto fue mi propio trabajo. Todo lo reelaborado, modificado o puesto se hizo con el fin de que sea homogénea”, Describió Jeremy de Kikishop Customs.

[espro-slider id=12770]

Créditos: Kikishop Customs

Fuente/s:

Fuente/s: