Bosch MSC, el ABS definitivo para las motos

La empresa Bosch desarrolló el MSC, un ABS (sistema antibloqueo de ruedas) que perfecciona hasta límites hasta ahora insospechados las bondades que ya de por sí tiene este noble y seguro sistema de frenado. [[{«type»:»media»,»view_mode»:»media_large»,»fid»:»1446″,»attributes»:{«class»:»media-image alignnone size-medium wp-image-3287″,»typeof»:»foaf:Image»,»style»:»»,»width»:»300″,»height»:»138″,»alt»:»noticia_11025″}}]] Si el ABS (anti-lock braking system, en inglés) es eficaz en un vehículo de cuatro ruedas para mantener el control (que las ruedas no pierdan adherencia al suelo) cuando se realiza una frenada de emergencia, mucho más lo puede ser en una moto en la que sólo existen dos ruedas en contacto con el asfalto (y frenando fuerte, a veces sólo una) y, además, por construcción es, dinámicamente inestable. Pero aún siendo infinitamente más seguro que los frenos convencionales, por las propias características de las motos, el ABS no evita caídas cuando se frena con la moto inclinada. O bien cuando se frena de golpe, lo que hace que la rueda delantera no tenga tiempo a recibir la trasferencia de peso que aumenta su rozamiento con el asfalto y con ello, la capacidad de frenada sin bloquear; o bien, en otro de los casos, cuando se entra demasiado rápido en una curva y al tocar el freno delantero o no soltarlo a

La empresa Bosch desarrolló el MSC, un ABS (sistema antibloqueo de ruedas) que perfecciona hasta límites hasta ahora insospechados las bondades que ya de por sí tiene este noble y seguro sistema de frenado.

[[{«type»:»media»,»view_mode»:»media_large»,»fid»:»1446″,»attributes»:{«class»:»media-image alignnone size-medium wp-image-3287″,»typeof»:»foaf:Image»,»style»:»»,»width»:»300″,»height»:»138″,»alt»:»noticia_11025″}}]]

Si el ABS (anti-lock braking system, en inglés) es eficaz en un vehículo de cuatro ruedas para mantener el control (que las ruedas no pierdan adherencia al suelo) cuando se realiza una frenada de emergencia, mucho más lo puede ser en una moto en la que sólo existen dos ruedas en contacto con el asfalto (y frenando fuerte, a veces sólo una) y, además, por construcción es, dinámicamente inestable.

Pero aún siendo infinitamente más seguro que los frenos convencionales, por las propias características de las motos, el ABS no evita caídas cuando se frena con la moto inclinada.

O bien cuando se frena de golpe, lo que hace que la rueda delantera no tenga tiempo a recibir la trasferencia de peso que aumenta su rozamiento con el asfalto y con ello, la capacidad de frenada sin bloquear; o bien, en otro de los casos, cuando se entra demasiado rápido en una curva y al tocar el freno delantero o no soltarlo a tiempo, se termina en el suelo.

NOTA RELACIONADA:  Videonoticia: Motoped, la bicimoto

MSC, la solución que propone Bosch

Bosh, una empresa que siempre está a la vanguardia de los sistemas de seguridad para los automóviles, ha presentado hace algunos meses el Bosch MSC (Motorcycle Stabibility Control). Se trata de un ABS que tiene en cuenta multitud de parámetros de la moto (velocidad de giro de las ruedas, ángulo de inclinación de la moto, ángulo de “picado” de la moto, la aceleración que soporta el sistema, la presión aplicada a los frenos y alguno más que no especifican) y gracias a ello es capaz de saber cuánta debe ser la cantidad justa de presión en los frenos para no caerse.

Además, este cerebro inteligente reparte eficazmente la frenada entre las dos ruedas según sus posibilidades aunque el conductor solo esté actuando sobre uno de ellas. Con esto se consigue aumentar la seguridad, disminuir la distancia de frenado y minimizar los errores de pilotaje en situaciones complicadas.

Los siguientes videos muestran cómo funciona:

http://youtu.be/YTTGSnlykJ8

http://youtu.be/Tx47rRRA63Y

Como se puede apreciar, el aumento de seguridad sobre la moto llega hasta límites insospechables, consiguiendo que sea todavía más segura, independientemente de la experiencia del conductor que va a sus mandos.

Fuente/s:

Fuente/s: